Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Nacional

La incapacidad que se nota

PANAMÁ. Un informe de seguimiento al desempeño de los diferentes municipios del país realizado por especialistas de la Defensoría del Pu...

PANAMÁ. Un informe de seguimiento al desempeño de los diferentes municipios del país realizado por especialistas de la Defensoría del Pueblo señala “incapacidad administrativa y técnica” de estas instituciones para atender con eficiencia la recolección, tratamiento y disposición final de los desechos solidos o basura.

El informe que, según el defensor Ricardo Vargas, será dado a conocer “en los próximos días”, apunta que la caótica situación que se viene presentando a nivel nacional con el tema de la recolección de la basura, podría amenazar e incrementar seriamente los riesgos a la salud de la población y del ambiente.

Según Vargas, esa incapacidad municipal se debe, entre otras razones, a la falta de presupuestos adecuados para realizar de forma eficaz una gestión integral para el manejo de los residuos sólidos; así como a la carencia de personal técnico especializado en el tratamiento de miles de toneladas de desperdicios que a diario se producen en el país.

Según el documento, la situación “está peor” que hace dos años en casi todas las provincias del país, por lo que se requiere mucho más la compra de carros recolectores. También se refiere a la ausencia de una legislación moderna, a la escasez de presupuesto municipal, la sanción oportuna y firme por incumplimiento de las disposiciones legales; así como la falta de transparencia en los procesos de concesiones para el manejo de residuos, inciden en la prestación de un servicio eficiente y seguro de recolección de basura por el que pagan los ciudadanos.

En el 2007 la Defensoría del Pueblo publicó un informe similar sobre la situación de la recolección, tratamiento y disposición final de la basura a nivel nacional, concluyendo en el ineficiente servicio de recolección de los desechos en Panamá, pone en riesgo la salud de la población, cuyos síntomas no se observan hasta que se ha producido un daño en ocasiones irreversible.

“Consideramos y así lo hemos recomendado en reiteradas ocasiones a las autoridades en distintos gobiernos, que este problema debe ser enfrentado de manera integral y como un tema de Estado”, dijo Vargas.