Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Nacional

Mulino no respeta a la sociedad civil

Las cartas están sobre la mesa. Por un lado está la actitud del ministro de Gobierno y Justicia, José Raúl Mulino, que en más de una oca...

Las cartas están sobre la mesa. Por un lado está la actitud del ministro de Gobierno y Justicia, José Raúl Mulino, que en más de una ocasión ha emitido juicios ligeros e irrespetuosos hacia los grupos de la sociedad civil, a los que acusa de querer cogobernar, y por otro lado están las críticas que durante las últimas semanas miembros de esa sociedad civil han vertido en contra del Gobierno, pero sobre todo en contra de la labor del Ministro en materia de seguridad. En medio de esta guerra de acusaciones se mueven uno y otros.

Los últimos desplantes de Mulino se dan luego de la realización de un foro que reunió a unas 60 organizaciones y líderes sociales, donde algunos grupos de la sociedad civil sacaron a la luz su descontento frente a acciones asumidas por la actual administración, así como sus dudas por la falta de diálogo y un espacio real para de participación ciudadana.

Estos líderes sostienen que la falta de respeto a la Constitución, a la separación de poderes y el derecho a disentir, no respetado por el Gobierno, unido a los argumentos anteriores, pueden traer graves consecuencias a nuestra democracia. Así lo expresaron en la Declaración ciudadana por el fortalecimiento de la democracia, suscrita por decenas de profesionales y representantes de organizaciones ciudadanas en la Archidiócesis de Panamá.

Desde el pasado marzo, el ministro Mulino ha atacado abiertamente a estos grupos ciudadanos de los que ha dicho, entre otras cosas, que no son más que gente a sueldo de una persona o grupo, pagado por ONGs que buscan atribuirse la “paternidad del pueblo”. Dijo también que son "actores forzosos que hablan de astronomía, de los tsunamis, de la gobernabilidad, de la corrupción, de la transparencia", entre otros tantos temas.

Aunque junto a muchos de estos voceros de la sociedad civil participó en la “Cruzada Civilista” que se enfrentó al régimen militar en las postrimerías de los años ochenta, hoy Mulino afirma que “ninguno jamás le ha prestado un servicio a la nación desde este lado de la cerca".