Temas Especiales

29 de May de 2020

Nacional

Purcait insiste que se desvirtuó una buena Ley

La Ley No. 177, que busca promover el desarrollo sostenible de la aviación comercial, actividades en desarrollo y dicta otras disposicio...

La Ley No. 177, que busca promover el desarrollo sostenible de la aviación comercial, actividades en desarrollo y dicta otras disposiciones, era una iniciativa buena y positiva, acotó hoy el diputado opositor Yassir Purcait en Encontremos Soluciones.

La bautizada “Ley Langosta”, por todo lo que se le anexó después, nació para respaldar básicamente a la empresa nacional de aviación, Copa, que genera muchos empleos y que ha venido impactando decididamente la economía nacional. Fue Copa quien solicitó al Gobierno una modificación a la ley existente que les permitiera contratar pilotos extranjeros debido a que la compañía está ampliando sus rutas, comprando nuevos aviones, y el país no cuenta con la oferta de aviadores requerida.

La intención, explicó Purcait, era que temporalmente se contratara a los pilotos foráneos que fueran necesarios, en tanto Copa se comprometía a capacitar a personal local de manera que pudieran ir cubriendo estas plazas mientras se iban capacitando hasta llegar a la normalidad.

Todos los jugadores de esta partida estuvieron de acuerdo: empresa, trabajadores, sindicatos, Gobiero, “todo iba bien”, pero a principios de esta semana el ministro designado de Seguridad Pública, José Raúl Mulino, se sacó de la manga este anteproyecto en el cual se adicionaron artículos que no guardan relación con el espíritu original.

Del proyecto, que cuenta con 34 artículos, únicamente los 12 primeros artículos se refieren a la aviación comercial; de allí en adelante lo que se anexan son artículos que afectan otras leyes y códigos del país.

Otro agravante, aseguró Purcait, es que el proyecto se está presentando en sesiones extraordinarias, que como es sabido se convocan por el Ejecutivo para discutir normas de emergencia nacional, cuando éstas no lo son.

La ley podría convertirse en Ley de la República la próxima semana, si el rechazo por parte de los gremios no logra que se frene antes de llegar a tercer debate.