Temas Especiales

31 de May de 2020

Nacional

Frontera colombo-panameña es “zona de guerra”

El general Rubén Darío Paredes dijo hoy a la periodista Adelita Coriat, tras la escalada de violencia que se ha visto en la reg...

El general Rubén Darío Paredes dijo hoy a la periodista Adelita Coriat, tras la escalada de violencia que se ha visto en la región fronteriza entre Panamá y Colombia, que está de acuerdo con los prounciamientos del presidente Ricardo Martinelli de que no vamos a permitir en el país el crimen organizado, “y yo añadiría que no vamos a permitir que se viole el suelo soberano de la República de Panamá”, para ello sugirió al Gobierno que se reduzca el área libre de 20 ó 30 kilómetros que de alguna manera se ha delimitado entre la frontera y nuestro territorio, desplazando a los estamentos de seguridad hacia el borde de la frontera sur del país, porque sólo así “podremos lograr que no entre más gente” y que nuestras fuerzas de frontera se vean cara a cara con las tropas irregulares colombianas.

El ex militar mostró su apoyo al Presidente, de quien dijo era evidente lo afectado que se encontraba, lo cual es lógico luego de visitar a las dos unidades panameñas que quedaron seriamente heridas tras la explosión de una mina antipersonal en la comunidad de Jaqué, y aunque dijo compartir plenamente su dolor, indicó que el Gobierno Nacional tiene que entender que la frontera con Colombia “es una zona de guerra, no es un área de patrullaje policial; y en una zona de guerra ocurre todo esto lamentablemente”.

“Ese sector del país hay que custodiarlo con un sentido militar, con proyecciones, planes y cálculos militares, con estrategias y tácticas militares para que no se repitan estos hechos y para que las incursiones de guerrilleros o narcotraficantes no violen nuestro territorio”.

Si bien podría considerarse que la frontera sur del país fue durante bastantes años pacífica, Paredes sostiene que se debe tomar en cuenta que el país evoluciona y que las épocas cambian, “ahora todo es más crudo, más peligroso”, y eso obedece a que el presidente Álvaro Uribe en los últimos tres años ha mantenido una presión sostenida sobre los núcleos guerrilleros. Obviamente estas maniobras han hecho que la guerrilla, por subsistencia y seguridad, se haya refugiado en las fronteras colombianas. Nuestra frontera no ha escapado a eso, “por eso tenemos los efectos de quienes buscan santuario o seguridad del ejército colombiano”.

En la época del general Omar Torrijos o en la que él mismo vivió estas incursiones eran poco frecuentes, pero tras el cambio de actitud de las FARC Panamá tiene que cambiar sus estrategias, porque “no se puede seguir con un modelo cuasi policivo militar... tenemos que reconocer que hay una zona de guerra”, y actuar en consecuencia, recalcó.