Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Nacional

El Paseo Andaluz

COCLÉ. Una inauguración siempre es la culminación de un proyecto. Y para la ocasión, se acostumbra a festejar el logro de la meta.

COCLÉ. Una inauguración siempre es la culminación de un proyecto. Y para la ocasión, se acostumbra a festejar el logro de la meta.

Es satisfacción, es alegría, es amistad, es esperanza en el futuro.

Así se sintieron la noche del pasado viernes los miembros de la Fundación Castilla del Oro de España y Panamá, como los de la Fundación Petaquilla, al proceder tanto Cristóbal Colón XX como Richard Pfifer al corte de cinta que da apertura al Paseo Andaluz, una residencia de inicios de siglo ubicada en el centro de la ciudad de Penonomé, remodelada al estilo colonial español y que pretende convertirse en un novedoso y original destino turístico o modelo para replicar en las provincias centrales.

Antes de las presentaciones culturales de varios grupos regionales y artistas locales que deleitaron la velada inaugural, las principales personalidades que impulsan los objetivos de la Fundación Castilla del Oro plasmaron en sus mensajes el significado de lo que hoy emprenden en Penonomé.

Richard Pfifer recordó su niñez en los contornos de la villa zaratina y rememoró que justo en el patio trasero del ahora Paseo Andaluz existió un riachuelo y era común observar la llegada de campesinos con sus caballos a la vereda reconstruida. Destacó la importancia de las relaciones humanas que definen a una comunidad tan cercana.

Por su parte, Cristóbal Colón XX, al referirse al Paseo Andaluz, resaltó que este es un ejemplo en el que se pueden mirar cada una de las localidades cuando llegue el momento de localizar un destino turístico y cuando cada uno de los alcaldes de estos sitios de las provincias centrales se pregunte cómo llevar un proyecto que pueda tener interés turístico.

Rodrigo Esquivel, vicepresidente de la Fundación Castilla del Oro en Panamá, hizo una breve retrospectiva histórica desde la llegada del almirante Colón al Cabo de Gracias a Dios, en Honduras, hasta la fundación en la desembocadura del río Belén, de la primera colonia española que bautizó como Santa María de Belén.

EL FESTEJO

La noche, en sus primeras horas húmedas dio paso a un despejado momento que permitió a los invitados llegar y ubicarse alrededor de cómodas mesas de mármol.

Frente al escenario de las presentaciones artísticas se dispuso una mesa especial integrada por Cristóbal Colón XX, Richard Pfifer y señora Janeth de Pfifer; Rodrigo Esquivel y su esposa Marilín; los escultores españoles Luis Martin de Vidales y Emilia Martos Alfaro, Monseñor Uriah Ashley, José Carrizo y su esposa Lupita de Carrizo y el empresario español Rogelio Otero.

La velada artística inició con la energía juvenil del grupo Proyecciones Folclóricas de Coclé y posteriormente fueron desfilando con su danza característica Los Diablicos Sucios Juan Bosco Batista de Chitré.

Gustadas fueron las décimas de Melisa Quirós y las rimas de Elías Rivas dedicadas al visitante de la madre patria, con las notas de la mejorana del renombrado folclorista coclesano Luis Heredia.

La música de jazz del cuarteto de la Fundación Danilo Pérez le dio a la velada un especial toque latino y cosmopolita de un ritmo universal y versátil surgido al son barrial y de color.