Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Nacional

Sindicalistas de Bocas piden sensatez al Presidente y a la Asamblea

La dirigencia sindical de la provincia de Bocas del Toro pidió que en medio de la crisis que sólo se resolverá cuando el Gobierno derogu...

La dirigencia sindical de la provincia de Bocas del Toro pidió que en medio de la crisis que sólo se resolverá cuando el Gobierno derogue en su totalidad la Ley 30, el presidente de la República, Ricardo Martinelli y los diputados de la Asamblea Nacional actúen con sensatez, como único mecanismo para que el país recupere la paz por todos anhelada.

El dirigente panameñista Víctor Torres sostuvo en KW Continente esta mañana que uno de los distritos más afectados con la Ley, también conocida como “Langosta”, “Chorizo” y “9 en 1”, es el distrito de Changuinola debido a la composición de los obreros locales, que en su mayoría son bananeros que dependen de su relación con la empresa Bocas Fruit Company, a quien criticó que decidiera de forma unilateral e irresponsable desconocer el descuento de la cuota sindical y retener el pago de salario de los trabajadores, detonante de la crisis de hace dos semanas. Añadió que es la gente de ese distrito la que todavía lucha por superar lo ocurrido, porque vivieron algo traumático y a estas alturas todavía se desconoce cuál será el desenlace de lo que llamó, la lucha por los derechos obreros.

Como estudiante de Derecho, Torres argumentó que el Acuerdo de Changuinola era para dar una tregua por lo que sucedió y que dejó las consecuencias lamentables que todos conocemos, pero que suspender el efecto de esos tres artículos, cuando el fondo de la Ley tiene un problema de origen, no resulta una medida sensata por parte de nuestras autoridades. Indicó además que los sectores obreros, políticos y la sociedad civil en general han rechazado la Ley, por lo que el Presidente debería escuchar el clamor de su pueblo.

La fórmula de suspender los tres artículos y comenzar a discutir inmediatamente toda la Ley podría ser considerada como una posición correcta, dijo Torres, para que en 90 días se tenga una decisión consensuada que permita el surgimiento de una Ley que verdaderamente satisfaga los intereses de todos los sectores del país, puntualizó el secretario General de Convergencia Sindical.