Temas Especiales

18 de Apr de 2021

Nacional

El pan nuestro: la próxima sacudida

PANAMÁ. Los reportes internacionales no sugieren nada halagador para el futuro inmediato. El pan nuestro de cada día será el próximo pro...

PANAMÁ. Los reportes internacionales no sugieren nada halagador para el futuro inmediato. El pan nuestro de cada día será el próximo protagonista en la carrera alcista de la llamada canasta básica alimenticia panameña.

Por ejemplo, a partir de las desfavorables condiciones sobre los cultivos de trigo entre los grandes productores, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) tuvo que reducir sus previsiones de la producción mundial para este 2010.

LA DE CAL

De acuerdo con los nuevos cálculos, ese renglón pasará este año de 676 millones de toneladas a 651 millones, a pesar de lo cual la FAO consideró que el mercado se mantendrá más equilibrado que durante la pasada crisis alimentaria de 2007/2008.

No obstante, los precios internacionales del trigo subieron en más de un 50% desde el pasado junio.

LA DE ARENA

En el escenario favorable tenemos que con dos años consecutivos de cosechas récord, las existencias mundiales de trigo se repusieron lo suficiente y son abundantes como para cubrir la caída de producción prevista en la presente temporada.

Los factores externos, incluyendo el contexto macroeconómico y la evolución de otros mercados alimentarios —una de las principales causas del alza de precios a nivel internacional en 2007/08— no suponen por ahora una amenaza, según la FAO.

La organización internacional también alerta que, de persistir la sequía en Rusia, podrían surgir problemas para la siembra de invierno en ese país, con implicaciones potencialmente serias para el suministro mundial de trigo en 2011/12.

NUESTRO ESCENARIO

En Panamá no hay un pronunciamiento oficial frente a la problemática en ciernes.

El ex vicepresidente Samuel Lewis Navarro alertó esta semana a las autoridades sobre posibles casos de especulación frente a esta realidad internacional.

En el 2003, los cuatro grandes comercializadores de la harina en nuestro país —Harinas de Panamá, Harinas del Istmo, Gold Mills de Panamá y Oro Norte— fueron encontradas culpables por prácticas monopolísticas en la venta del producto.