Temas Especiales

22 de Apr de 2021

Nacional

Ordenan indagatoria por posible falsificación

PANAMÁ. Una orden de indagatoria y dos quejas ante la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco) es el ...

PANAMÁ. Una orden de indagatoria y dos quejas ante la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco) es el escenario causado por la supuesta falsificación de piezas en perjuicio de la transnacional Suzuki Motor Corporation.

Aunado a eso, se espera la pronta llegada de empleados de la casa matriz de Japón para investigar el supuesto fraude realizado por un distribuidor autorizado en Panamá. Se trata de la franquicia panameña Sukimotor, S.A., ubicada en la avenida Nacional, en la ciudad de Panamá.

Sukimotor, S.A. es un subdistribuidor de la compañía Suplidores II, Inc., a la cual se le atribuye la propiedad de algunas bodegas —en la Zona Libre de Colón— que fueron allanadas por la Fiscalía Especializada en Delitos Contra la Propiedad Industrial.

Según los informes preliminares de los denunciantes, se halló repuestos no originales que suman un valor de 129.316 dólares y una factura de la Compañía Atlas que describía la compra de 24.000 etiquetas impresas con la marca de Suzuki Motor Corporation.

DEFENSA

Uno de los representantes de Sukimotor, S.A., Ludwig García, negó que las bodegas allanadas sean de su propiedad y aseguró que la investigación judicial está parcializada.

García informó que Sukimotor, S.A. cuenta con todos los permisos legales y que la denuncia en contra de la distribuidora es una campaña de desprestigio montada con el fin de acabar con su buena imagen.

Por su parte, Gabriel Henríquez, de la Compañía Atlas, afirmó: ‘Fabricamos etiquetas a cualquier cliente que se identifique como distribuidor de una marca, que es lo que se hace en este mercado y en cualquier otro del mundo’.

Henríquez comunicó la disponibilidad de contribuir con la información que soliciten las autoridades.

DENUNCIANTES

Como principales denunciantes figuran tres empresas: Maregina Investment, S.A., Motorsport Panamá, S.A. y Suplidores, S.A.

Esta última fue administrada durante cuatro años por Ludwig García, quien una vez terminado su contrato, constituye la misma razón social ‘Suplidores’ y le agrega ‘II’, según la denuncia.

García habría traspasado los contratos de distribución que tenía Suplidores, S.A. con la transnacional a la compañía constituida por él: Suplidores II, S.A.

Además, García creó otras dos empresas: Standhope LTD y Emsa Panamá, S.A. A través de esta última, Sukimotor, S.A. ‘importó desde Japón motocicletas, accesorios y repuestos no originales a través de compras realizadas a una empresa de nombre D TECH CO. Ltd. los cuales, al llegar a Panamá, vendía como si fueran bajo licencia y de la marca Suzuki’, según consta en la denuncia.

Solo en el 2008, Sukimotor, S.A. pudo haber importado 1.464 motocicletas valoradas en un millón 58 mil 520 dólares, algunas de las cuales fueron traídas para la venta en Panamá y otras en el extranjero.

Contra García pesa una orden de indagatoria que no ha rendido por un incidente de controversia que interpuso su defensa.

QUEJAS EN ACODECO

Aparte de las tres compañías que interpusieron la denuncia ante la Fiscalía, dos quejas han sido presentadas a la Acodeco contra el agente autorizado Sukimotor, S.A.

Edna Ibarra, representante legal de uno de los afectados, expresó que a su cliente ‘le pareció que las etiquetas estaban un poco borrosas. Fue a otro lugar a comprar las mismas piezas para hacer una comparación y, efectivamente, tenemos la suspicacia de que algo pasa’.

La empresa le ha ofrecido devolverle el dinero al afectado y hasta una indemnización, pero él lo rechazó porque quiere que se establezca la originalidad o alteración de las partes, según dijo Ibarra.

El director de Protección al Consumidor de la Acodeco, Elías Elías, confirmó la existencia de dos quejas en la institución contra la Sukimotor, S.A.

Trascendió también que la transnacional enviará personal a investigar las denuncias.