Temas Especiales

30 de Jun de 2022

Nacional

Alternativa para ahorro energético

PANAMÁ. Quienes devengan salarios diarios porque se dedican a la economía informal y se les dificulta pagar mensualmente su consumo de l...

PANAMÁ. Quienes devengan salarios diarios porque se dedican a la economía informal y se les dificulta pagar mensualmente su consumo de luz tendrán la opción de comprar energía eléctrica diariamente si así lo desean.

Se trata de un sistema de medidores prepago en el que el usuario podrá adquirir, a través de un tiquete, una recarga para su medidor —esta puede ser de varios valores— permitiéndole al usuario administrar su consumo de energía.

¿CÓMO FUNCIONA?

Las empresas eléctricas deben proporcionar de forma gratuita al consumidor un medidor prepago digital para que se ajuste al sistema.

El cliente sólo insertará el pin de su compra en la máquina instalada en su residencia, que además le indicará cuando se está agotando su saldo, tal como ocurre en un teléfono celular.

‘Es una innovación que implantaremos aprovechando las facilidades tecnológicas que se ofrecen en el mercado y va dirigido especialmente a las áreas donde hay mucha limitación económica’, según informó el director de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP), Dennis Moreno.

En países como Argentina y Colombia ya se puso en ejecución esta nueva modalidad que funciona con éxito en los hogares que consumen menos de 100 kilovatios por hora.

INVERSIÓN

Para el régimen tarifario 2010-2014, la ASEP ya destinó 4.2 millones de dólares entre las empresas distribuidoras para los primeros pasos del plan que incluye la compra de aparatos, programación, sistemas comerciales y tiquetes de recarga.

Por el momento, las empresas eléctricas ya iniciaron un plan social y económico que determinará en cuáles comunidades se pondrá en ejecución el proyecto de energía prepago, que las autoridades esperan poner en ejecución en el primer trimestre del 2011.

En el país existen 830 mil usuarios de las empresas proveedoras de energía, de los cuales 250 son considerados clientes de escasos recursos, al consumir menos de 100 kilovátios por hora.

El proyecto permitirá que las familias administren su propio dinero en energía, pero además legalizará una gran cantidad de hogares que se encuentran ilegalmente conectados al sistema.