Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Nacional

El milagro de la mina San José

CHILE. El pasado jueves 5 de agosto, a eso de las dos de la tarde, hora de Chile, se produjo el derrumbe en el interior de la mina de co...

CHILE. El pasado jueves 5 de agosto, a eso de las dos de la tarde, hora de Chile, se produjo el derrumbe en el interior de la mina de cobre y oro San José, ubicada en el extremo norte del país.

Esa misma noche, se reveló la gravedad del accidente. La información recorrió enseguida los noticieros del mundo. Tras hablarse primero de 25 mineros, el número se elevó después a 33 y se conoció que estaban a unos 700 metros de profundidad, sin posibilidad de saber en qué condiciones.

Diecisiete días pasaron y las esperanzas parecían muertas entre los escombros, cuando de pronto ocurrió lo insólito.

En la madrugada del 22 de agosto, una tercera sonda logró romper fondo a unos 688 metros de profundidad y luego se sintieron ruidos que abrieron las esperanzas de que los mineros podrían estar con vida.

En la tarde, el ministro de Minería sacó de una de las barras de acero de una máquina de sondaje un papel con letras rojas en el que se lee: ‘Estamos bien en el refugio, los 33’. Desde entonces, familiares y autoridades celebran y la noticia conmueve al mundo con un rescate que anoche empezó a ‘dar a luz’, uno por uno, a los 33 mineros en medio de la oscuridad de la noche.

EL RESCATE

Se calcula que la operación tomará 48 horas. En el campamento Esperanza, el primero en salir en la cápsula ‘Fénix’ sería Florencio Ávalos, de 31 años, el capataz y segundo jefe de la mina; seguido de Mario Sepúlveda, de 39 años, electricista; el boliviano Carlos Mamani, de 23 años, un operario de maquinaria pesada que solo tenía cinco días de haber sido contratado, y Carlos Illanes. Éstos saldrían primero por ser los más hábiles y capaces de solucionar cualquier inconveniente durante el rescate.

Luego seguirían los 10 mineros considerados ‘débiles’. Entre estos, están los que padecen diabetes, hipertensión, problemas respiratorios de vieja data, infecciones dentales y problemas en la piel.

Los últimos serán los más fuertes, capaces de soportar la ansiedad de esperar, quizás más de un día y medio, lo que dure la proeza. Al salir, cada uno será estabilizado, en unas 2 ó 3 horas, y llevado al hospital de Copiapó, a 50 kilómetros al oeste.

PREPARACIÓN

Doce horas antes del rescate, cada minero pasó a una dieta especial de comidas muy poco sólidas y cuando faltaban seis horas sólo ingerirán líquidos, debido al estrés emocional y físico que implicará la maniobra. Incluso, han realizado ejercicios de preparación para el ascenso y han sido monitoreados con cinturones biométricos para grabar sus signos vitales en el trayecto.

MINEROS SEGÚN SALIDA

Florencio Ávalos, Mario Sepúlveda, Carlos Mamani, Juan Illanes, Jimmy Sánchez, Osmán Araya, José Ojeda, Claudio Yáñez Lagos, Mario Gómez, Alex Vega, Jorge Galleguillos, Edison Peña, Carlos Barrios, Víctor Zamora, Víctor Segovia, Daniel Herrera, Omar Reygada, Esteban Rojas, Pablo Rojas, Darío Segovia, Yony Barrios, Samuel Ávalos, Carlos Bugueño, José Henríquez, Renán Ávalos, Claudio Acuña, Franklin Lobos, Richard Villarroel, Raúl Bustos, Pedro Cortez, Juan Aguilar, Ariel Ticona y Luís Urzúa I.