Temas Especiales

28 de Feb de 2021

Nacional

La Universidad llega a la comarca Ngöbe

COMARCA NGÖBE BUGLÉ. Más de 60 estudiantes de la comarca Ngöbe Buglé que terminaron el bachillerato están convirtiendo en realidad un su...

COMARCA NGÖBE BUGLÉ. Más de 60 estudiantes de la comarca Ngöbe Buglé que terminaron el bachillerato están convirtiendo en realidad un sueño acariciado por años.

Desde mediados de agosto, iniciaron la Licenciatura en Educación con Énfasis en Educación Bilingüe Intercultural, un programa puesto en marcha por la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS) y el Ministerio de Educación (MEDUCA).

Para aplicar este modelo educativo, UDELAS se trasladó a la comunidad de Chichica, cuyo ciclo básico funciona como una extensión universitaria los fines de semana.

‘El rescate del lenguaje materno es prioridad de esta carrera, porque está a tono con la sensibilidad de los estudiantes, su crecimiento académico y está dirigido a conservar los valores de la lengua ngöbe’, explicó el profesor Gertrudis Rodríguez, director Regional del MEDUCA en Chiriquí y uno de los motores del programa.

Adelantó que los estudiantes están aprendiendo a enseñar y a hacerlo en su idioma materno, con lo cual se preserva la cultura, se evita el retraso, los fracasos y la deserción escolar.

La otra parte del programa la ejecuta la profesora Julia Mora, coordinadora de la carrera por parte de la UDELAS. Ella confía en que al concluir la licenciatura, dentro de ocho semestres, se habrá producido un cambio notable en la comarca Ngöbe Bugle.

Cuando se dio la noticia de que en agosto pasado se iniciaba la nueva carrera en la comarca, muchos querían matricularse. Pero solo había posibilidades para un primer grupo de 66 estudiantes. El pre requisito: haber terminado el bachillerato y poseer espíritu de sacrificio.

‘Tienen que llegar bajo la lluvia, caminar grandes distancias, con una situación económica difícil. Pero están realizando un sueño muy querido por ellos’, comentó la profesora Mora.

Al llevar la Universidad a Chichica se evita que los estudiantes tengan que viajar a David, lo cual es imposible por las condiciones económicas de la mayoría.

‘De este modo, se hace valer el derecho de los pueblos indígenas a la diversidad cultural y la inclusión, y se cumplen los objetivos sociales de la Universidad’, apuntó la profesora Mora.

Algunos caminan seis horas desde comunidades distantes como Salitre, Peña Blanca, Cerro Banco, Cerro La Villa o Llano de Ñopo.

Llegan en las primeras horas para asistir a clases los viernes, duermen en la comunidad y acuden a las aulas todo el sábado, para después retornar a sus lugares de origen.

No hay electricidad, el espacio es reducido, carecen de respaldo tecnológico, pero nada los amilana, porque la expectativa es grande.

Lo primero que reconocen es el valioso aporte de UDELAS al haber llegado a la comarca.

‘La UDELAS es pionera porque lleva a las áreas más humildes una educación de calidad a nivel superior’, sostuvo el profesor Emérito Casé, quien enseña lengua ngöbe y es coordinador de base de la licenciatura.

El programa académico incluye todas las especialidades pedagógicas y de la psicología didáctica, en una dinámica de enseñanza y aprendizaje. ‘El vehículo es el idioma ngöbe que permite rescatar sus aspectos teóricos, materiales y espirituales’, reflexionó el profesor Casé.

Las carencias, por otro lado, refuerzan la armónica relación entre profesores y estudiantes.

Adelaida Saldaña es una joven madre de tres hijos que camina cuatro horas cada fin de semana para llegar a las clases. ‘Esta carrera nos está abriendo las puertas al futuro para desarrollarnos con una educación superior de calidad’, aseguró.

Para el estudiante Higinio Cortés, la llegada de la Universidad a la comarca ha sido una decisión acertada. ‘Aprendemos cosas nuevas. Estamos nutriéndonos en forma permanente con el tesoro que representa nuestra cultura’, expresó.

En cada estudiante se observa el entusiasmo por mejorar y el deseo por completar la carrera para servir a sus comunidades. ‘Vamos a aprovechar al máximo cada clase porque ninguna Universidad se había atrevido a llegar a nuestra comarca’, precisó la estudiante Maritsenia Carpintero.

Las autoridades de UDELAS y del Meduca adelantaron que están evaluando paso a paso el modelo puesto en práctica en Chichita.

Otros programas, con las características propias de la comarca Kuna Yala, ya están en marcha y el próximo año ambas instituciones iniciarán una experiencia similar en la comarca Emberá Wounaan.

Por lo pronto, lo que se está registrando cada fin de semana en Chichica —sin duda— tendrá una enorme trascendencia para otras comarcas indígenas en todo el país.