Temas Especiales

26 de May de 2020

Nacional

Un capricho de $300 mil

PANAMÁ. . El diseño conceptual que presentó la firma Mallol y que ganó la licitación para el diseño y planos de construcción de ‘La Tuz...

PANAMÁ.

El diseño conceptual que presentó la firma Mallol y que ganó la licitación para el diseño y planos de construcción de ‘La Tuza’ a razón de $8 millones no se ajusta a la forma cilíndrica que pidió el ministro de Economía y Finanzas (MEF), Alberto Vallarino, a la empresa Skidmore, Owing and Merrill (SOM) y por el que canceló directamente $300 mil.

Vallarino pagó por una estructura similar a las torres Agbar de Barcelona (El Supositorio) y la Gherkin de Londres (El Pepinillo) que se construirá en los terrenos de la antigua Embajada de Estados Unidos en la Avenida Balboa y sobre los jardines del Hospital Santo Tomás.

El arquitecto Álvaro González Clare señala ‘que el hecho de que el jurado calificador de la licitación haya aceptado la oferta del arquitecto Mallol, sin que su propuesta fuera basada en el concepto preliminar diseñado por los arquitectos SOM, es en efecto haber votado los 300 mil dólares pagados por el MEF. Un capricho muy costoso del ministro Vallarino’.

En los pliegos de la licitación, el MEF señalaba que los proponentes podrían mejorar el diseño de SOM, pero no sustraer esta información suministrada en el pliego de cargos, respetando los derechos de propiedad intelectual que posee la firma SOM.

Mallol, vencedor entre otros dos competidores, se encargará de diseñar el concepto del proyecto, desarrollará los planos de construcción y especificaciones técnicas de la torre, enmarcándose en un valor de 200 millones de dólares.

El giro que le ha dado Mallol a ‘La Tuza’, según González Clare, por lo menos nos salva de quedar como unos copiones de un proyecto que era muy parecido a los construidos previamente en España y Londres.

El MEF avanza con esta obra pese a múltiples cuestionamientos de varios sectores que argumentan que la inclusión de los jardines del Hospital Santo Tomás, Monumento Histórico Nacional, afectará tanto a los pacientes como a la estructura.

Aunque el ministro de Salud, Franklin Vergara, haya cedido el uso subterráneo de estos jardines a cambio de mejoras que aún no se han cuantificado, en su condición de presidente del Patronato del Hospital, esta decisión no se ha sometido a votación en esa instancia.

La Estrella preguntó al MEF la razón del cambio radical de la forma del proyecto y, por ende, del diseño, pero al cierre de esta edición no habían respondido.