Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Nacional

La pollera montuna santeña

LOS SANTOS. Estamos en el mes de la patria y con él los desfiles cívicos, el sonido de las cornetas y tambores, el homenaje a la bandera...

LOS SANTOS. Estamos en el mes de la patria y con él los desfiles cívicos, el sonido de las cornetas y tambores, el homenaje a la bandera, al himno y al escudo; pero qué hay de nuestro folclore, esencial para la formación de nuestra soberanía.

Pues hoy le traemos un poquito sobre nuestras costumbres y tradiciones, específicamente, sobre la pollera montuna santeña.

La pollera montuna santeña es una modalidad de las tantas que presenta nuestro traje típico nacional.

Yadira Polo, folclorista guarareña, señala que la montuna está integrada por una camisa de una sola arandela, ya sea de color blanco o con labores zurcidas caladas, marcadas o talco al sol; va acompañada por un pollerón de tela de zaraza (tela de color fuerte con florecitas en blanco).

Además se acompaña de zapatos de panita negros, de una a tres cadenas (de oro) y un reboso de rayas en varios colores.

‘En el tiempo de antes, la mujer que no tenía el pelo largo para hacerse las trenzas, se colocaba un sombrero pinta’o y se ponía una florecita en cada oreja’, manifiesta Polo, quien también es una conocida cantalante de tamboritos.

Ella nos dice que la montuna era utilizada para asistir a misa, a víspera o a fiestas, y que las florecitas en las orejas eran margaritas, pues despedían una delicada fragancia que fungía como perfume; y como prendedor las mujeres se amarraban con hilos cocuyitos vivos, que recorrían toda la camisa, lo que llamaba la atención.

UTILIZADA EN LOS CAMPOS

La pollera montuna era muy usada en los campos de la región santeña, especialmente, en los caseríos alrededor del cerro Canajagua, donde predominaba la montuna de camisa blanca.

La señora Senobia García de Peralta, de 89 años, señala que su mamá, Mikaela Hernández de García (q.e.p.d.), confeccionó en el año de 1930 una pollera montuna, la camisa era blanca en tela de organdí (tela blanca con bordados pequeños), el pollerón era en tela de zaraza, color morado, el mismo no tenía mucho vuelo, como sucede hoy con las polleras, especialmente las de gala; también utilizaba un poncho blanco con flecos en sus extremos.

La matrona indica que con esta montuna su mamá realizaba las diligencias y asistía a misa.

Hoy en día, la camisa de esta montuna se conserva aún y está en poder de su nieta como una reliquia folclórica con más de 80 años de existencia.

Actualmente, son más populares las polleras montunas con camisas zurcidas caladas o marcadas.

TEMBLEQUES

Los tembleques que se utilizan con la montuna son diferentes, son de colores, los hay de perlas de colores o de tela de satín; hay quienes también los confeccionan con escamas de pescado.

Para la vestimenta, las joyas son fundamentales, pero no se deben colocar tantas prendas, solo un par.

Por otro lado, no se estila el sombrero, solo se colocan las peinetas a los lados; tampoco se utiliza el peinetón, entre algunas de las razones para conocer más de la montuna.

Lo importante es que, como panameños, conozcamos, valoremos y preservemos vestigios vivientes como la pollera, pues engrandecen mucho más nuestra cultura y nuestro folclore, pilares esenciales en el fortalecimiento de la soberanía de esta tierra llamada Panamá.