Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Nacional

Panamá dejó de premiar la excelencia en la educación

PANAMÁ. Josadac González tiene 12 años. Todos los días camina 30 minutos para llegar a su escuela en Finca Palmito, en Puerto Armuelles,...

PANAMÁ. Josadac González tiene 12 años. Todos los días camina 30 minutos para llegar a su escuela en Finca Palmito, en Puerto Armuelles, distrito de Barú, provincia de Chiriquí. No le cuesta porque quiere ser un profesional para sacar a sus padres de la pobreza en la que viven.

Para lograrlo, se esmera en el estudio. Este año ingresó a la premedia con un promedio de 4.8. Soñaba con que el Instituto para la Formación y Aprovechamiento de los Recursos Humanos (IFARHU) le diera una beca en grado de excelencia para ayudarse, pero no fue pre seleccionado para el beneficio.

El caso de Josadac es uno de los tantos ejemplos de alumnos brillantes que aplicaron en el Concurso General de Becas 2011 pero que no resultaron favorecidos. El esfuerzo de todo un año de estudio no bastó.

Irónicamente, el segundo objetivo del Ifarhu en su portal de internet reza textualmente: ‘Estimular a estudiantes y profesionales panameños de alto desempeño académico’.

CRÍTICAS AL CONCURSO

La ex ministra de Educación Susana Richa de Torrijos es del concepto de que se está descuidando al estudiante de buenas calificaciones por atender un proyecto que lo que busca es bajar el nivel de deserción escolar como lo es la Beca Universal.

‘No estoy en desacuerdo con este proyecto, pero uno no debe ir en contra del otro’, opina la también ex diputada. Considera que el Estado debe proveer los recursos necesarios para apoyar a aquellos estudiantes sobresalientes. ‘Pareciera que no se está estimulando a los estudiantes excelentes’, acota.

Pablo González, padre de Josadac, dice que de nada sirve hoy día que los estudiantes luchen por buenas notas en busca de una beca si al final el gobierno prefiere sacrificar la inversión para este objetivo entregándolas a estudiantes de calificaciones rasas.

Grupos opositores al gobierno consideran que se trata de una estrategia de ‘politiquería’ que usa el gobierno para ganar terreno en la población más necesitada.

El Ifarhu informó que en el 2010 el Estado destinó $80 millones en la Beca Universal a estudiantes de niveles medio y premedio.

El Ministerio de Educación, por su parte, estima que 290 mil estudiantes de ambos niveles recibieron el beneficio, incluyendo los 43 mil reprobados. De ese total, 27 mil educandos no fueron promovidos, lo que supone que no recibieron el beneficio de la beca.

EL IFARHU SE DEFIENDE

Carlos Godoy, director de Planificación del Ifarhu, explica lo que ocurrió en el concurso: dos factores contribuyeron a que miles de padres de familia estén molestos. ‘Este año la institución sobrepasó la expectativa de aspirantes que aplicaron en el concurso y la escasa disponibilidad presupuestaria son los causantes del problema’, dijo el funcionario. Godoy detalla que 157 mil jóvenes aplicaron y sólo existe capacidad para becar a 27 mil alumnos.

Cuenta que la administración se basó en el grado de vulnerabilidad de los estudiantes y no necesariamente en los criterios de rendimiento, porque no disponen del recurso necesario para este renglón (25 millones de dólares).

Estas declaraciones se contradicen con los objetivos específicos de la entidad y con la ley que creó la Beca Universal. En esta última se proporciona ayuda económica al sector más vulnerable del país para evitar la deserción escolar.

La viceministra de Educación, Mirna de Crespo, negó que se haya dejado de premiar al estudiante excelente y, al contrario, lo que se busca es incentivarlos. ‘Tan necesario es premiar la excelencia como apoyar a la población más vulnerable del país’, dijo.