Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Nacional

Envenenados

El Síndrome de Insuficiencia Renal Aguda (SIRA) es una consecuencia directa de la ingesta de ‘dietilenglicol’, una sustancia química que...

El Síndrome de Insuficiencia Renal Aguda (SIRA) es una consecuencia directa de la ingesta de ‘dietilenglicol’, una sustancia química que se utiliza para el enfriamiento del sistema de acondicionador de aire de los vehículos a motor, pero el laboratorio de la Caja de Seguro Social (CSS) lo mezcló como uno de los ingredientes básicos del jarabe guayacolato para la tos.

La mezcla originó uno de los peores envenenamientos masivos de la historia. Aunque los registros no son del todo certeros, según Gabriel Pascual, dirigente del Comité de Familiares de Pacientes por el Derecho a la Salud y la Vida, creado tras la tragedia, hay censadas más de 200 muertes por este mal y por lo menos 20 mil personas que pudieron haber tomado el jarabe mortal.

Han transcurrido más de cinco años y dos gobiernos distintos desde el envenenamiento masivo y todavía los pacientes del SIRA siguen protestando para que el Estado les brinde adecuada atención médica y así aminorar su pesar.

SOLO PROMESAS

Como un sedante y un intento por acallar las voces de protesta, el actual gobierno inauguró una sala especial de atención para los afectados por el SIRA. Pocas semanas después de su apertura, se demostró que no era más que un ‘show mediático’, pues no había medicinas, no hay personal para atenderlos y no les brindan la atención que esperan. Sólo un salón para recibirlos.

Esta semana, el director de la CSS, Guillermo Sáez Llorens, informó que estudian la posibilidad de pensionar a los afectados certificados por el Ministerio Público.

Mientras tanto, los pacientes envenenados por el Estado siguen cayendo uno a uno como pinos en una mesa de boliche y hasta el momento no hay ni una sola persona condenada.