25 de Oct de 2021

Nacional

Mujer: defiende tus derechos

La evolución y el avance en el conocimiento del cáncer nos ha permitido mejorar enormemente los métodos diagnósticos y terapéuticos, y o...

La evolución y el avance en el conocimiento del cáncer nos ha permitido mejorar enormemente los métodos diagnósticos y terapéuticos, y ofrecer una mejor oportunidad para los pacientes en cuanto a calidad y cantidad de vida, a pesar de que es una enfermedad estigmatizada por su historia y trayecto en la humanidad.

Hoy se considera una enfermedad más, como cualquier otra enfermedad crónica, como la hipertensión y diabetes. Enfermedades que requieren una serie de evaluaciones, cuidados y medidas, y que siempre se puede tratar, muchas veces curar y algunas veces solo paliar.

En el caso del cáncer de mama desde 1882, cuando William Halsted, profesor del Johns Hoppkins Hospital de Baltimore, Estados Unidos, propone a la mastectomía radical como la cirugía idónea para el tratamiento de la mama, se logra mejorar la sobrevida de estas pacientes, quienes en ese entonces fallecían en su gran mayoría.

Este insigne médico marcó un gran hito en la evolución de la enfermedad maligna de la mama. Desde entonces se han realizado un sin número de estudios y grandes modificaciones en la técnica de Halsted.

Las teorías quirúrgicas de Halsted sustentaban la necesidad de extirpar toda la mama y unos de los músculos de la pared torácica para tratar la enfermedad, hoy día sabemos que podemos lograr los mismos resultados y mucho más que los deseados por Halsted, sin necesidad de quitar toda la mama, dependiendo de la etapa en que se encuentre el cáncer.

Con los avances tecnológicos y científicos pareciera que pronto la mastectomía va a ser sólo parte de la historia. La tendencia actual se inclina enérgicamente a los tratamientos quirúrgicos conservadores de la mama y cada vez más a mejorar, cuidar y superar la parte estética, pilar fundamental y soporte emocional de las pacientes en esta enfermedad.

Bien lo dijo en 1981, Umberto Veronesi (uno de los principales defensores de conservar la mama) al sustentar sus trabajos de investigación en materia de cirugía conservadora: ‘La mama es un órgano para cuidar y no para maltratar‘.

La experiencia mundial más reciente en el tratamiento del cáncer de mama en etapas II y III introduce periodos cortos de tratamiento quimioterapéutico previo a la cirugía para conseguir un mejor control local de la enfermedad y como consecuencia aumentar el número de tratamientos conservadores.

Sin embargo, nada de esto sería posible si una paciente llega demasiado tarde a buscar de ayuda médica. Es necesario recalcar que lo importante es realizar una cirugía el momento óptimo, cuando existe la posibilidad de acabarla, pero no siempre suele ser así, por múltiples razones las mujeres descubren la enfermedad un poco tarde. En consecuencia todos los avances, tristemente, se pierden cuando captamos pacientes en etapas muy avanzadas, donde no solo se limitan las opciones de tratamiento, sino que se pierde la oportunidad de sobrevivir. Ese es el secreto, poder tomar las medidas adecuadas para predecir y anticipar en lo posible los eventos.

Un diagnóstico oportuno y temprano trae consigo el maravilloso resultado de poder vivir y enfrentar esta realidad, con valor, sin depresiones innecesarias y con ánimo.

No permita que la cancerofobia se apodere de sus derechos, actúe preventivamente y a tiempo, busque ayuda y siga fielmente las recomendaciones de sus médico y con ellos los resultados serán positivos para la paciente, para la familia y para la misma sociedad.