Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Nacional

Tras la pista de la revuelta

PANAMÁ.. Al principio era solo un volanteo, el quinto de las dos últimas semanas que realizaban unos cien miembros del FER 29, Pensamien...

PANAMÁ.. Al principio era solo un volanteo, el quinto de las dos últimas semanas que realizaban unos cien miembros del FER 29, Pensamiento y Acción Transformadora y el Bloque Popular Universitario a lo largo de la acera de la entrada de la Universidad de Panamá (UP).

A los pocos minutos, narra el dirigente Boris Sánchez, llegaron los carros de los antimotines. ‘Es la quinta vez que la policía nos agrede aunque hemos cambiado la forma de protestar, ahora entregamos volantes en la acera para no perjudicar a terceros’, dice el estudiante lamentando el fin de los hechos.

Esta versión de Sánchez la confirma Félix Ruiz, dirigente de la Facultad de Comunicación Social. ‘La policía viene y los reprime aunque estén en la acera’. Pero siempre hay quienes violentan el orden, aclara Ruiz.

El dirigente Carlos Bichet reprocha que la UP le dé más importancia a los hechos vandálicos que a la injerencia de la policía en los volanteos. ‘Los carros estaban pasando, solo teníamos un paño cerrado cuando comenzaron a reprimirnos’.

Cambio de estrategia: de las piedras al papel. ‘Los grupos universitarios tenemos planteamientos políticos claros, y nos seguiremos pronunciando contra el alza de la canasta básica, el aumento del pasaje en algunas rutas, la construcción de la torre financiera, los actos de corrupción en el gobierno y por el cambio de los altos funcionarios sin visas para ingresar a Estados Unidos’, señala Sánchez. El punto polémico de la protesta del jueves fue la incursión de los estudiantes del Colegio Artes y Oficios a la casa de Octavio Méndez Pereira. Según Sánchez, los actos vandálicos y robos fueron cometidos por los estudiantes del Artes y Oficios. ‘Es culpa de la seguridad de la Universidad que no les impidió la entrada al campus’.

Miguel Ángel Candanedo, secretario general de la UP, a poco de terminada la manifestación anunciaba la suspensión de las clases y también atribuía los disturbios a grupos de infiltrados, sin señalar a nadie en particular.

‘La Universidad hace mal en cerrar las clases, nosotros seguiremos con el volanteo porque no nos vamos a rendir’, sostiene Sánchez.

UNIVERSIDAD SIGUE CERRADA

El Consejo Académico en reunión extraordinaria —que duró cuatro horas— decidió mantener suspendidas las clases hoy viernes y se constituyó una comisión conformada por docentes, administrativos y estudiantes que determinará si el próximo lunes se reanudarán las clases.