Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Nacional

Cinta Rosada, el símbolo de la lucha

GINECO-OBSTETRA. La Cinta Rosada representa el símbolo de la lucha contra el cáncer. Fue usada por primera vez en 1991, cuando la Funda...

GINECO-OBSTETRA

La Cinta Rosada representa el símbolo de la lucha contra el cáncer. Fue usada por primera vez en 1991, cuando la Fundación Susan G. Komen las distribuyó a los participantes de una carrera en Nueva York por los sobrevivientes de cáncer de mama. En 1993, Evelyn Lauder, vicepresidenta de la empresa Estee Lauder, crea la fundación para la investigación y prevención del cáncer de mama y establece a la cinta rosada como su símbolo. Hoy, luego de unos veinte años, el mundo entero se une durante el mes de octubre con las estrategias de prevención para enfrentar esta enfermedad.

El cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres a nivel global, con una mayor incidencia luego de los cincuenta años, y con múltiples factores de riesgo , siendo los más importantes el sexo, la edad y los factores hormonales y antecedentes hereditarios.

Según datos recientes de la Organización Mundial de la Salud, cada 30 segundos se diagnostica en alguna parte del mundo una paciente con cáncer de mama.

Sabemos que una de cada diez mujeres desarrollará esta enfermedad, por lo que las medidas preventivas se han dirigido al diagnóstico temprano de la misma.

Un diagnóstico temprano y oportuno puede hacer la diferencia entre la enfermedad fatal y la cura, entre la vida y la muerte.

Las posibilidades de sobrevida a cinco años con una enfermedad temprana están sobre el 85%, mientras que en los casos avanzados está alrededor del 40%.

Las piedras angulares en la prevención de esta enfermedad son el autoexamen de las mamas, el examen clínico por un profesional de la salud y la mamografía.

El autoexamen deben realizárselo todas las pacientes desde su desarrollo hasta los setenta años aproximadamente, una vez al mes, del séptimo al noveno día después de la menstruación.

El mismo de realiza con los pulpejos (lado contrarios a las uñas) de los dedos índice y medio de la mano opuesta a la mama que se examina, con movimientos circulares de los dedos en todos los radios de la misma.

La observación de las mamas, tanto de la piel como la areola y el pezón, son parte del examen.

El examen clínico debe realizarlo toda paciente menor de cuarenta años por lo menos una vez cada tres años y anualmente todas las pacientes de cuarenta o más años.

La mamografía esta indicada como prueba de tamizaje a partir de los cuarenta años, anualmente. Debo comentarles que existen a nivel internacional diferencias en la comunidad científica sobre la mejor edad para el inicio de esta prueba, de tal forma que en los Estados Unidos, por ejemplo, se recomienda la mamografía a partir de los cincuenta años. En países como el nuestro, considero debemos seguir la recomendación de empezar a los cuarenta años. Un aspecto importante al realizarse este examen es la conservación de las placas para poder comparar con los estudios posteriores. Finalmente, quiero recordarles que esta enfermedad no tiene meses, y que pasado octubre, la lucha continúa.