Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Nacional

Bombas lacrimógenas siniestras, Junio de 2008

Dos años y siete meses antes del infierno en la celda 6 se registró otro incendio inusual. Ocurrió en el edificio Las Gemelas, contiguo ...

Dos años y siete meses antes del infierno en la celda 6 se registró otro incendio inusual. Ocurrió en el edificio Las Gemelas, contiguo al Instituto Nacional. Apenas quedó envuelto en humo dentro de los apartamentos el pánico se apoderó de los inquilinos. Estallidos de bombas lacrimógenas arremetían contra una lluvia de piedras y palos lanzados por estudiantes corriendo por todas partes. En la azotea, empujadas por la confusión y el ahogo, unas mujeres huían con bebés en los brazos y junto a unos niños que se valían solos, y a algunos hombres, cruzaban a la azotea de otro inmueble vecino, por suerte casi pegado. Entre las escenas un osado padre abrió lo que pudo sus piernas para puentear la brecha y tomó a su nene de las manos de la madre para ponerlo a salvo; la mujer se arriesgó a brincar sin ayuda. La gente despavorida salía por la puerta de Las Gemelas a la calle, entre cañonazos de agua. Aquella mañana del 2 de junio de 2008, estudiantes del Instituto Nacional protestaban cerrando la Avenida de Los Mártires porque al plantel se le habían colocado cámaras de vigilancia y porque además exigían la destitución de un funcionario de Educación que había hecho declaraciones que consideraban ofensivas. Al ‘Glorioso Nido de Águilas’ la historia le enmarca uno de los méritos más sobresalientes, por liderar la lucha del 9 de enero de 1964, luego que los estudiantes penetraran la Zona del Canal ocupada por EEUU, colocaran la Bandera Nacional y se enfrentaran a soldados estadounidenses. Que el director de Asuntos Estudiantiles del Ministerio de Educación dijera que allí algunas alumnas comerciaban sexualmente con sus cuerpos, reclutadas aparentemente por una proxeneta, sin tener pruebas, era una ofensa; los estudiantes salieron a la calle como endiablados y los policías antimotines irrumpieron a despejar la vía con bombas lacrimógenas que caían también entre los edificios cercanos. La batalla antimotines-estudiantes y bomberos-incendio tomó tiempo. Llegada la calma, los investigadores del Cuerpo de Bomberos inspeccionaron el apartamento B5 de Las Gemelas para averiguar la causa del siniestro. Todo se quemó, pero sin víctimas ni heridos, pues una niña de 4 años logró salir con ayuda de los camisas rojas. Cerca de la ventana, donde habían unas cortinas, se halló el envase de una de las lacrimógenas. Los informes de la investigación detallaron que estos artefactos no pueden lanzarse a sitios cerrados, por lo que la Policía Nacional tuvo que pagar una indemnización de 25 mil dólares a los dueños del apartamento.