Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Nacional

Calcinados tres niños indígenas

CHIRIQUÍ. Tres menores de edad de la etnia ngöbe buglé murieron calcinados a últimas horas de la noche del pasado domingo, en el área de...

CHIRIQUÍ. Tres menores de edad de la etnia ngöbe buglé murieron calcinados a últimas horas de la noche del pasado domingo, en el área de Jujucales, corregimiento de El Bongo, en el distrito de Bugaba, mientras que el padre de los niños sufrió quemaduras de primer y segundo cuando trataba de socorrerlos.

El hecho se registró cuando la pequeña casa improvisada en la que vivían, hecha de madera, plástico y zinc, se incendió.

Bienvenido Franceschi Flores, de ocho años de edad, Dalila Franceschi Flores, de seis años y la pequeña Ana Laura, de tres años de edad, se encontraban dormidos mientras que su padre Milton Franceschi Montezuma, de 27 años de edad, cocinaba unos porotos para el desayuno del día siguiente; sin embargo, le faltó agua, por lo que se trasladó a una quebrada, ubicada a unos 150 metros de la vivienda, a buscar el líquido. Cuando estuvo de regreso se encontró con la peor tragedia: la casa estaba envuelta en llamas y sus tres hijos estaban dentro. Aunque con desesperación trató de ingresar, sus esfuerzos fueron en vano.

Todo apunta a que el fuego se originó en la estufa donde se cocinaban los alimentos. En la pequeña casa había dos tanques de gas, que al parecer explotaron.

La forma en que fueron encontrados los restos de los cuerpos revela que los menores se despertaron con las explosiones, pero aunque trataron de salir, no pudieron.

VACACIONES

Franklin Montezuma, tío de las víctimas, contó que sus sobrinos tenían tres semanas de estar en el lugar con su padre, quien es el mandador en la finca donde se encontraban, en la cual se cultivan pimentones.

CARRO BOMBA NO PUDO LLEGAR

Del Cuerpo de Bomberos de la Zona Regional de Bugaba explicaron que a las 12:00 media noche recibieron una llamada en la estación central donde se les informaba del incendio; sin embargo, el capitán Rafael Espinosa dijo que por tratarse de un área de difícil acceso fue imposible que el carro bomba llegara hasta el lugar, por lo que procedió a enviar un vehículo con bombas de mochila y material para la remoción de escombros.

Cuando los camisas rojas llegaron al lugar, las llamas habían acabado con la vivienda. Ya todo había colapsado. Reveló que al llegar al lugar el padre de los menores informó que dentro del lugar estaban sus tres hijos. La vivienda no contaba con energía eléctrica, se trata de un lugar de difícil acceso y poco poblado.

El padre de los pequeños Milton Franscechi Montezuma, quien sufrió quemaduras, está estable en un hospital de Chiriquí.