Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Nacional

Instalación de turbina está a medio camino

COCLÉ. Una muestra de la desidia, irresponsabilidad y negligencia de funcionarios del Ministerio de Salud (MINSA), Regional de Coclé; de...

COCLÉ. Una muestra de la desidia, irresponsabilidad y negligencia de funcionarios del Ministerio de Salud (MINSA), Regional de Coclé; de los directivos actuales de la Junta Administradora de Agua de Las Tablas de El Potrero, en el distrito de La Pintada, además de promesas y olvido de las autoridades electas —tanto en el corregimiento, en el municipio y en el circuito— es la situación de unos 800 moradores que padecen escasez de agua.

En 2008, la comunidad recibió una turbina completa para instalarla en un pozo ya construido y probado que succiona 56 galones de agua por minuto, y que sin duda solucionaría el pobre suministro que proporciona el envejecido acueducto por gravedad

Sin embargo, luego de un cambio de junta directiva en noviembre de 2009, en presencia del representante del corregimiento de El Potrero, Sacramento Guevara, hasta la fecha nada se ha hecho.

Si los funcionarios de Agua Potable del MINSA actuaran con esmero y presionaran a los directivos de la Junta Administradora del Agua de Las Tablas y procuraran el contrato de suministro de energía eléctrica con Unión Fenosa, 85 viviendas —especialmente 35 casas ubicadas en puntos altos que no tienen en verano ‘ni una gota’ como en Cerro Teta o en el El Hueco—, vivirían los inconvenientes que pasan a diario, especialmente durante la temporada seca.

LA INVERSION Y LOS TRABAJOS

David Quirós, expresidente de la Junta antes del 2009, dijo que se recibieron 10 mil dolares que sirvieron para la mano de obra (5 mil dólares) y compra de los materiales (5 mil dólares) de partida de PROINLO que manejó Javier Vergara, representante de corregimiento anterior.

En aquella ocasión, la comunidad aportó los trabajos para el zanjeo y subida de materiales al área de construcción del tanque.

La turbina, donada por el MINSA, tuvo un costo de 7 mil dólares, recordó Quirós.

La señora Dominga Santana de Rodríguez, una moradora del lugar, dijo que en el periodo en que ellos como junta administradora impulsaron la gestión para conseguir este proyecto, casi terminaron, porque la petición se la hicieron al presidente Martín Torrijos, cuando en marzo del 2006 estuvo en Penonomé, asistiendo a un Consejo Consultivo.

FALTA INTERÉS

Aunque la obra llegó tardía y parcial y que faltó que se cumpliera con unos 37 mil dólares presupuestados por el MINSA, para mejorar el acueducto por gravedad ubicado en el Cerro San Pablo desde 1986, lo cierto es que allí está el pozo esperando para su funcionamiento.

‘Yo he cuidado de este equipo, hasta que personas responsables se comprometan a poner a funcionar la turbina que necesitamos en la comunidad de forma urgente’, agregó la señora Quintana.

Ha faltado interés, lamenta la vocera del Movimiento Cívico por la Vida de Las Tablas.