Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Nacional

Cubanos migrantes son tratados como delincuentes

PANAMÁ. Pasan las de Caín en su travesía hacia la Florida, Estados Unidos. Salen vía aérea de Cuba hacia Ecuador (donde no hay exigencia...

PANAMÁ. Pasan las de Caín en su travesía hacia la Florida, Estados Unidos. Salen vía aérea de Cuba hacia Ecuador (donde no hay exigencias de visado) haciendo escala en Tocumen. Llegan a la tierra de Oswaldo Guayasamín y se las ingenian para reunir -durante meses y hasta años- el dinero suficiente para poder viajar hacia los Estados Unidos. Allí han nacido varios niños... Apátridas, porque el gobierno de Correa no los reconoce como ecuatorianos.

Evitan, de acuerdo a sus propios testimonios, hacer cualquier tipo de escala en territorio colombiano, ya que, según dicen, son víctimas de estafas, violaciones y abusos. Ese flujo migratorio pareciera tener su propio procedimiento porque llegan a reconocer a los ‘coyotes’ que los conectarán con la selva darienita.

Desde agosto del año pasado ingresan en grupos de 30 por Capurganá, Sapzurro y Acandí hasta llegar a la localidad de La Miel, donde generalmente, se entregan a los efectivos del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront).

Se entregan porque llegan muy disminuidos luego de atravesar la espesa selva, y para ser procesados como refugiados. Allí empiezan sus verdaderos problemas.

El trámite de entrega entre Senafront y el Servicio Nacional de Migración se realiza en Metetí, donde son depositados en albergues casi infrahumanos, a la espera de que se complete el proceso de filiación y con sus pasaportes retenidos.

Pese a ello, el número crece. Ya no son grupos de 30 que llegan al país semanalmente. Ahora lo hacen en grupos que alcanzan las 50 personas, incluyendo niños pequeños. ‘Tenemos ciertos problemas con el área sur, donde algunos países tienen políticas de migración abierta. Nos están invadiendo de cubanos’, sostuvo Javier Carrillo, jefe del Servicio de Migración, para quien el caso es ‘preocupante’.

Su institución no está preparada para manejar ilegales en grandes números.

José Osorio, responsable de la Unidad Especializada de Asuntos de Migrantes y Refugiados de la Defensoría del Pueblo, es un convencido de que los derechos humanos de estas personas son violados por las propias autoridades.

Recientemente estuvo en Metetí ‘‘cuadrando’’ la liberación de un grupo de unas 20 personas que se ‘‘atrincheró’’ en la oficina de la Defensoría en Metetí pidiendo ayuda, pues estaban cansados de ‘‘penar’’ en los maltrechos albergues oficiales.

Según su propio relato, Osorio tuvo que intervenir para que un hombre de unos 30 años, afectado por un brote de herpes zoster, recibiera atención médica, porque hasta eso le negaron.

También recuerda el caso de otro hombre, este con problemas de leshmaniasis recluido en el Hospital Santo Tomás al cual lo tenían esposado a la cama como si se tratara de un delincuente.

Aquí, en Panamá, la situación no es distinta. A las mujeres retenidas las confinan en el albergue de avenida Cuba.

Trascendió que familiares de los cubanos retenidos en Panamá llevarían estas ‘violaciones’ a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para que el Estado panameño sea sancionado por ‘las frecuentes violaciones’.

La situación de estos caribeños en Panamá es tan dramática que el pasado fin de semana la congresista por la Florida, Ileana Ros-Lehtinen, se puso en contacto con el secretario general de las Naciones Unidas, el Alto Comisionado de Refugiados de las Naciones Unidas y el Gobierno de Panamá para pedir su ayuda para resolver la situación humanitaria de estos cubanos y así poder determinar su estatus.

Por otro lado, ayer las autoridades de Costa Rica confirmaron la llegada por la frontera con Panamá de un total de 141 cubanos en situación ilegal, que solicitaron verbalmente refugio en el país.

La DGM concedió a los extranjeros citas para presentarse a sus instalaciones en San José, con el fin de que planteen de manera oficial su solicitud de refugio y para abrirles el expediente respectivo.

Las autoridades costarricenses investigan si se trata de un solo grupo de extranjeros y hasta el momento han capturado a dos costarricenses sospechosos de tráfico de personas, quienes fueron detenidos el fin de semana cuando transportaban a uno de los grupos de isleños en un vehículo.