Panamá,25º

15 de Nov de 2019

Nacional

Chorrerana dejó sus huellas en la Armada

LA CHORRERA. Sin complejos y rompiendo barreras en un ambiente plagado de hombres, Indira Bethancourt Castillo, una panameña oriunda del...

LA CHORRERA. Sin complejos y rompiendo barreras en un ambiente plagado de hombres, Indira Bethancourt Castillo, una panameña oriunda del distrito de La Chorrera, logró hacer una carrera militar en La Armada o Marina de los Estados Unidos (United States Navy), donde dejó huellas personales y en alto el nombre de Panamá.

Sentada en el sofá de la casa, que heredó de su querida madre en una reciente visita a Panamá, Indira contó que al principio las cosas no fueron fáciles, sin embargo poco a poco, con su tenacidad y deseos de triunfar se ganó su espacio.

Egresada de la Escuela Pedro Pablo Sánchez de La Chorrera, Indira partió de Panamá hacia Estados Unidos un 26 de noviembre de 1986, con la firme convicción de hacer realidad el sueño de su progenitora, ‘Nella’ Castillo, quien deseaba que estudiara y triunfara en su vida profesional.

Desde esa fecha, al día de hoy han pasado al menos 25 años, los cuales fueron más que suficientes para que Indira lograra hacer realidad el sueño de su madre y jubilarse con honores de su lustra carrera militar.

A pesar de lo dedicado la profesión de uniformada, Indira además logró terminar su Maestría en Administración de Negocios Internacionales.

ESTUVO EN EL GOLFO PÉRSICO E IRAK

Con 45 años de vida, Indira tiene el orgullo de haber participado en la Guerra del Golfo Pérsico en 1991 y la Guerra de Irak, durante un año en la provincia de Al Anbar, misiones que marcaron su vida.

‘En un mundo masculino, en el barco hospital y ser la jefa de esos 500 muchachos, es algo que te hace ver la vida de forma diferente’, recordó Bethancourt.

El sentimiento patriota siempre vivió dentro de Indira y así lo demostró el día de su retiro, cuando en un acto sin precedentes, ella logra que la bandera panameña fuera parte de esa regia ceremonia.

‘Fue la primera vez, aunque se me dijo que solamente el presidente de Panamá podría tener ese honor, yo dije que no iba a descansar hasta que me dijeran que sí y el Himno Nacional de Panamá se cantó a la par del Himno de los Estados Unidos’, comentó.

‘Canté el himno nacional con orgullo, además mi bandera panameña estaba allí y al final yo me puse mi sombrero panameño, a pesar que a muchos no les gustó que yo me quitara el quepis militar y se sonó una cumbia en mi despedida, para demostrar que al quitarme el vestido militar, yo seguía siendo panameña’, comentó emocionada la ex militar de EEUU.

Indira reconoce que el ser mujer representó ciertos obstáculos en su carrera, porque los hombres no querían que estuviese allí, no tenía rango y de 28 jefes, ella era la única mujer, pero después de un año, esas personas ya eran sus mejores amigos.

AÚN TIENE GANAS DE SEGUIR TRABAJANDO

Ya retirada y viviendo en Carolina del Norte, Indira aspira actualmente a una secretaria de gerencia, que sería ya no con la armada, ahora trabajaría en la empresa privada.

‘Anhelo algún puesto de liderazgo, en donde yo pueda aplicar mis experiencias como veterana y profesional, para ayudar a los míos, porque ahora e Estados Unidos, una de cada seis personas que nacen son Latinos’, finallizó Indira.