Temas Especiales

30 de May de 2020

Nacional

Vida nocturna en Calle Uruguay bajo la lupa

PANAMÁ. Lo hacen a través de una nota fechada el pasado sábado 28 de junio y dirigida a los medios de comunicación social. Lleva la firm...

PANAMÁ. Lo hacen a través de una nota fechada el pasado sábado 28 de junio y dirigida a los medios de comunicación social. Lleva la firma de más de 100 personas residentes en la conocida avenida y sus zonas aledañas. En ella exponen su incomodidad por el ‘ambiente en el que hoy viven por el ‘enclave’ —hace unos 10 años— de bares y discotecas y los problemas que estos generan en este sector del barrio de Bella Vista, con más de 100 años de existencia.

Se muestran partidarios de la aplicación de la llamada ley zanahoria y en abierto desacuerdo a las manifestaciones de los propietarios de estos establecimientos por el alcance de la regulación de los horarios de funcionamiento.

Se quejan, además, de las calles abarrotadas de vehículos con música y bocinas estridentes, automóviles mal estacionados que bloquean las entradas a residencias y condominios, prostitución, venta de droga, riñas callejeras, asaltos y balaceras, ‘todo esto aunado al ruido ensordecedor que emana de los bares y discotecas. Luego, en horas diurnas, producto de lo antes descrito, se aprecia la basura en las pocas aceras que quedan, el mal olor que emana de las calles y las tuberías colapsadas que se desbordan de aguas negras’, advierten.

MIL CARAS TIENE LA CIUDAD

Consultado al respecto, el ministro de Gobierno, Jorge Ricardo Fábrega, respondió a La Estrella que se sentaría posteriormente con su equipo de trabajo para revisar el contenido de la nota de los moradores. ‘Estoy en Gabinete y mañana (hoy) la veo con mi equipo’, respondió.

El que sí respondió de inmediato fue el empresario Mario Luis González, presidente de la Asociación de Bares y Discotecas de Panamá.

Tras advertir que no tienen el interés de antagonizar con los firmantes de la misiva, señala que estos problemas tienen ya unos 15 años de antigüedad y se deben a la falta de controles cuando se desarrolló esta zona como área de diversión. ‘Esto no se va a resolver en un semestre o de la noche a la mañana’, agrega.

Explica que en calle Uruguay, y en las calles adyacentes 47, 48 y 49, operan en la actualidad 33 restaurantes, 17 bares y discotecas y tres hoteles (dos más en construcción), lo que implica que este movimiento se expande.

‘Aplaudimos todas la medidas que se apliquen para regular la actividad, siempre y cuando se respete nuestra seguridad jurídica y las inversiones que hemos hecho. Esto hay que verlo de manera integral, porque solo así va a resolverse’, advierte.

González no se muestra partidario de la aplicación del ‘decreto zanahoria’, con el cual se regula (desde hace ocho meses) los horarios de los centros de diversión en el distrito capital y cuyos efectos no han logrado minimizar la delincuencia y la violencia en las calles, y cita como ejemplo a San Miguelito (el distrito más violento) donde el decreto obliga a los locales a cerrar a las 4 de la madrugada y en Panamá, a las 3.

‘Somos los conejillos de India de este experimento. La gente no está saliendo. Algo está pasando con la vida nocturna en Panamá’, destaca, y cita como ejemplo la manera como se ha ido deprimiendo esta actividad en el sector identificado como ‘Zona Viva’, de Amador, donde hasta hace poco operaban entre 23 a 27 discotecas pero hoy solo existen unas cuatro.