Temas Especiales

31 de May de 2020

Nacional

¿Quién supervisa las grandes obras?

PANAMÁ. Hace año y medio que la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA) solicitó los planos del proyecto de ensanche de la ...

PANAMÁ. Hace año y medio que la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA) solicitó los planos del proyecto de ensanche de la vía Domingo Díaz al Ministerio de Obras Públicas (MOP) para medir la magnitud de esta obra y sus requerimientos técnicos, y por lo que se ve, fue olímpicamente ignorada.

Y no sólo esos planos. También solicitaron la planificación y características técnicas de otro proyecto ‘bandera’ de reciente data: la millonaria ampliación de la autopista Arraiján _ La Chorrera y el silencio administrativo nuevamente se hizo sentir.

Junto a estas dos solicitudes hay una larga cadena de ejemplos del poco interés que tienen las autoridades en dar explicaciones por las millonarias inversiones que realiza el Estado en materia de reordenamiento vial en la ciudad.

Humberto Reynolds de Unamuno es otro veterano experto en materia de caminos y carreteras. Por estos días coordina la Comisión Vial de la SPIA y a la luz de las investigaciones que viene realizando La Estrella en el tema de sobrecostos en las grandes obras viales, sintió mucha inquietud en una temática que domina a la perfección.

Advierte que mal puede ese gremio especializado dar una opinión fundamentada técnica y científicamente porque no conocen los planos estructurales y los informes financieros de estos proyectos.

Revela que la junta técnica que evalúa las carreteras del país, en la que forma parte el ingeniero Gilberto Moncayo y otros dos ingenieros , y con la poca información disponible, todavía se encuentra estudiando los proyectos para presentar un informe científico y concreto y determinar si hay irregularidades técnicas y económicas.

Reynolds explicó que para hacerlo necesitan ver las especificaciones, planos; la obra en su fase de construcción y comprobar si se está cumpliendo con el contrato pactado con el Estado.

Recordemos que en los últimos tres años, el presupuesto del MOP pasó de los $330 millones en el 2010 (con una anémica ejecución del 29%) a $732 en el 2011 y luego a la cifra récord del 2012: $755 millones, de los cuales $723.4 millones son para inversión y $32 millones para funcionamiento.

Por estos días, y aduciendo el encarecimiento de los materiales de construcción, el MOP ejecuta simultáneamente los dos proyectos ‘mas caros’ en toda la historia del país y son, precisamente, la Domingo Díaz y la Arraiján-La Chorrera.

INTERESES DE UNOS POCOS

Volviendo a Reynolds, reconoce que esta conducta de ocultar la información de las grandes obras no es exclusiva de la administración de Federico José Suárez. ‘Nunca hubo consulta ciudadana ni se buscó la opinión de los expertos’, agrega.

El ingeniero civil criticó que el gobierno está impidiendo que la SPIA, por un lado, y la ciudadanía en general, por el otro, tengan acceso a esos documentos, lo que genera mucha suspicacia.

Sin ‘pepitas en la lengua’ deja muy claro que actualmente hay proyectos ‘manga por hombro’, porque las autoridades, con el afán de inaugurarlas, prefieren hacer las cosas mal. Agrega que estos gobernantes (los pasados y los actuales) pasan por alto el tiempo científico de los proyectos de construcción y prefieren el tiempo político. Nombra obras como el Puente Centenario, la Cinta Costera, los corredores Norte y Sur, que sin ser culminados en su totalidad, ya eran motivo de alarde de campañas políticas divulgadas en los medios de comunicación como obras cumplidas.

Reynolds reiteró que se está sacrificando la calidad de las carreteras y son los usuarios los más perjudicados. En el terreno técnico, hizo un llamado a las autoridades para que pongan más atención a la supervisión en las obras. ‘De qué sirve invertir millones en una buena carretera, pero si no le das seguimiento y no se cumplen las normas internacionales de construcción de vías, tendremos una obra nefasta’, sentencia.

José Antonio Domínguez, exministro del MOP, se defiende. Asegura que durante su gestión nunca ocultó información a la sociedad civil y siempre fue compartida con los gremios e ingenieros expertos en carreteras.