Temas Especiales

24 de May de 2020

Nacional

Otra compra dudosa para equipar a la fuerza policial

PANAMÁ. La compra de 2 mil cascos balísticos para la Policía Nacional vuelve a poner en el tapate el tema de sobreprecio en las licitaci...

PANAMÁ. La compra de 2 mil cascos balísticos para la Policía Nacional vuelve a poner en el tapate el tema de sobreprecio en las licitaciones del Ministerio de Seguridad.

El pasado 10 de septiembre, el ministro de Seguridad, José Raúl Molino firmó un contrato con la sociedad Max Gear para la compra de 2 mil cascos.

Ese mismo día, fue refrendado por la Contraloría General de la República.

Un día después de la firma del contrato, se iniciaba la licitación para la compra de 6 mil pares de botas con un precio de referencia que fue visto por empresarios como ‘inflado’.

Ahora, el contrato para la compra de los cascos es por la suma de 952 mil 300 dólares. En otras palabras, cada casco le cuesta al Estado 476 dólares con 15 centésimos.

Una cifra que supera el 300% al costo unitario de los cascos en Estados Unidos.

De acuerdo al contrato firmado por Mulino y el representante de la sociedad Max Gear INC, Marcos Bosques, el país de origen de los cascos es Sudáfrica y la casa empresarial Global Armour.

Esta empresa también tiene sede en Estados Unidos, donde este producto se cotiza en 135 dólares por unidad, lo que representaría 134 mil dólares por los 2 mil cascos. (Ver documentos).

¿NEGOCIO?

Varios empresarios ligados a la comercialización de productos militares coincidieron en que el precio que paga el Estado por los cascos es ‘sumamente elevado’.

Se consultó a una empresa de corredora de aduana para determinar cuáles serían los gastos que se incurrirían por importar este producto a Panamá. Explicó que se paga el 1% del costo de la factura en seguro de aduana y el flete depende del peso o volumen del producto y cada aerolíneas o navieras tienen su precio establecido.

Los empresarios consultados, que hablaron bajo el anonimato, dijeron que entre esos gastos y el porcentaje de ganancia no superan los 200 dólares por cada casco. El Estado está pagando 476 dólares con 15 centésimos.

Para Jaime Abad, ex director de la desaparecida Policía Técnica Judicial, es claro que ‘existe un sobreprecio’ en esta comercialización. ‘Es un negocio redondo’, recalcó.

El precio de los cascos no es lo único que causa desconfianza. El excomisionado de la Policía Nacional, Mauricio Nelson, y el exministro de Gobierno y Justicia, Daniel Delgado Diamente, además de que estimaron que existe un ‘sobreprecio’, apuntan a una compra innecesaria.

Para qué fuerza de la Policía son esos 2 mil cascos, se preguntó Nelson. Son cascos militares y que fuerza militar tiene el país con un pie de fuerza de 2 mil agentes para comprar 2 mil cascos balísticos, es otra de las interrogantes de Nelson.

‘Para qué guerra no estamos preparando’, aporta Delgado Diamante.

‘Yo no conozco un casco militar que te proteja totalmente de una bala de alto calibre’, recalcó.

Ambos consideraron que la Policía tiene otras prioridades en la que se debe invertir. Nelson, por ejemplo, citó el caso de la Policía de la Niñez que requiere mayores inversiones para mejorar sus infraestructuras.

Delgado Diamante pidió al ministro Mulino ‘prestarle atención’ a las licitaciones para la Policía Nacional porque es recurrente las denuncias de sobreprecios.

LAS VERSIONES OFICIALES

El ministro Mulino pidió que fuera la Policía Nacional la que diera la versión sobre este contrato que lleva su firma porque se encontraba fuera del país, al momento que se le envío las preguntas por correo electrónico.

‘No estoy en el país toda la semana. Consulte a la policia nacional’, fue la repuesta del ministro.

La Oficina de Relaciones Pública de la Policía Nacional dio la explicación del contrato. ‘Los equipos cotizados tienen características muy específicas y el precio suministrado por el proveedor guarda relación con las especificaciones solicitadas’, señaló la oficina de comunicación de la Policía.

Además de que no existe en el mercado ningún casco con las especificaciones solicitadas al precio de 135 dólares, continúo la explicación de la Policía.

Sobre la procedencia de los cascos (Sudáfrica), la Policía explicó que la relación comercial es con el proveedor en Panamá (Max Gear), quien está en potestad de traer el producto de dónde la empresa lo considere.

Esta administración se ha caracterizado por hacer compras de equipos con altos estándares de calidad, que cumplan con el principal propósito: resguardar la vida de los uniformados.

Cada compra que realiza la institución, es revisada antes por el Ministerio de la Presidencia y refrendadas por la Contraloría, concluyó la Policía. Qué fuerza policial usará los cascos es una información clasificada como de ‘seguridad’.