Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Nacional

El alto precio que se paga por las palabras que no se miden

‘A llorar al cementerio’, frase con la que el presidente de la Asamblea, Sergio Gálvez, cerró el debate de la hoy Ley 72, sigue teniendo...

‘A llorar al cementerio’, frase con la que el presidente de la Asamblea, Sergio Gálvez, cerró el debate de la hoy Ley 72, sigue teniendo un efecto búmeran. Las excusas y disculpas del también representante de El Chorrillo no han sido impedimento para ganarse el cuestionamiento de los colonenses, al punto que el Consejo Municipal de Colón lo declaró ‘no grato’.

La misma frase se convirtió en el punto de partida de la sesión de ayer en el pleno legislativo. ‘Basta del relajo y el comportamiento de payaso’, dijo en tono enérgico el diputado José Blandón.

Minutos antes, un funcionario legislativo retiró de las curules de los diputados oficialistas una calcomanía con la leyenda ‘Panamá primero, estamos con Chello’.

Minutos después, el diputado colonense del opositor Partido Panameñista, Miguel Salas, presentó un anteproyecto de ley en el que se proponía la derogación inmediata de la Ley 72.

A la propuesta se sumó otra del Partido Revolucionario Democrático (PRD) que presentó la bancada legislativa que pretende lo mismo.

Los colonenses recibieron el apoyo del Frente por la Democracia, que ayer tuvo una asamblea que se convirtió en el reencuentro de los ‘dinosaurios’ que intentaron lograr el control del PRD. Balbina Herrera, Samuel Lewis Navarro y Francisco Sánchez Cárdenas asistieron. Juan Carlos Navarro no participó ni tampoco sus voceros.