01 de Oct de 2022

Nacional

Rechazan planta de agua embotellada

LA PINTADA. Ni siquiera porque les prometen empleos, los lugareños de El Cascajal, distrito de La Pintada, en Coclé, permitirán la insta...

LA PINTADA. Ni siquiera porque les prometen empleos, los lugareños de El Cascajal, distrito de La Pintada, en Coclé, permitirán la instalación Water Bussines Corporation, una empresa envasadora de agua.

A la lucha en las calles de los 300 moradores, que incluye a los estudiantes, de El Cascajal se han sumado los residentes de los pueblos de Uteva, Ranchería y Hacha.

La poca información que saben los lugareños es que el proyecto viene de 2006, se levantará en una finca privada que limita con las fuentes hídricas que abastecen a la comunidad.

‘Hasta hace unos días nos dimos cuenta de que pretenden construir una planta de envase de agua de manantial tipo comercial’, comparte un afectado.

Tan pronto como la comunidad mostró su rechazo a la venta de su agua, la empresa consultora ambiental ITS Panamá presentó su defensa al proyecto.

Marixela Rodríguez, vocera de ITS Panamá, les enumeró las bondades, tanto ambientales como económicas para la comunidad. ‘Este es un proyecto pequeño que no afectará las fuentes ni el río’.

‘A nadie se nos consultó, fuimos sorprendidos por Water Bussiness y por la ANAM, que ahora se excusa diciendo que la institución solo lleva adelante los pasos que exige la ley, pero no se expresa a favor de la defensa del ambiente’, cuestiona la comunidad.

LAS VOCES

Para intentar buscar una salida se realizó recientemente una reunión. Durante esta jornada se escucharon a los dueños del proyecto y a los que lo rechazan.

‘Hay que atender el clamor de la comunidad sobre el principio de que la voz de la comunidad es la voz de Dios’, dijo el obispo de esta provincia, Uriah Ashley.

‘No rotundo’, gritaban los más de 200 asistentes a la reunión.

‘Nosotros como autoridad local entendemos la preocupación de la comunidad cuando dice no a este proyecto. La toma de agua va a afectar el curso del río, entonces a nosotros no nos queda más nada que apoyar a la comunidad’, prometió el alcalde Federico Barahora.

‘Nosotros hemos cumplido con la ley. El Estado o las autoridades son las que deben decidir la viabilidad de un proyecto de esta magnitud, que realmente va a envasar un agua de un manantial que se está perdiendo’, dijo Manuel Alzamora, representante de la empresa Water Bussiness Corporation.

‘Nosotros hacemos el estudio de impacto ambiental basado en el decreto 123. Todo bajo las leyes. Las publicaciones se hicieron en el periódico y en el municipio, teniendo ocho días para dar sus inquietudes. Quizás tuvimos un error en que la asesora no llegó directamente al área afectada’, señaló Marixela Rodríguez.

El Cascajal está a la espera de la decisión de la ANAM, que ya adelantó que la empresa ha cumplido con la norma legal, para nuevas acciones.