Temas Especiales

17 de May de 2022

Nacional

Comienzan los sacrificios para el Cristo de Atalaya

ATALAYA. Mientras una parte de la población panameña terminaba de celebrar el Carnaval, otro grupo se encaminaba hacia el pueblo de Atal...

ATALAYA. Mientras una parte de la población panameña terminaba de celebrar el Carnaval, otro grupo se encaminaba hacia el pueblo de Atalaya, a pagar los milagros recibidos de Jesús Nazareno.

El sacerdote Regino Aguilar comparte que la fiesta religiosa inició el 8 de febrero, con la primera novena. Ese mismo día, llegaron los primeros fieles del Cristo, que habita en la Basílica Menor San Miguel Arcángel.

Cada noche, la novena es oficiada por el arzobispo panameño Mario Alberto Molina Palma, quien ejerce en Guatemala.

Aguilar comenta que la preparación para esta celebración ha sido un trabajo arduo. ‘Nos organizamos todo el año para recibir a los miles de visitantes y para el arreglo del Nazareno’.

El párroco detalla que el vestido que lucirá el santo este año es un regalo. ‘Luego de una revisión minuciosa, escogimos un vestido que le donó una creyente hace dos años’.

El religioso relata que los panameños que viajan hasta Atalaya lo hacen como muestra de agradecimiento. ‘Las personas piden sanaciones de familiares y ahora regresan muy agradecidos’.

Por su parte, Molina Palma considera que un elemento importante de la peregrinación es la confesión. ‘Las personas aprovechan para reconciliarse con Dios y con sus familiares mediante el sacramento de la confesi ón’.

Esta limpieza de los pecados, según Molina Palma, es una actividad que hay que promover para profundizar la fe.

Esa creencia es el motor que mueve a miles de peregrinos.

Manuel Sáez es uno de estos creyentes. Hace cinco años caminó desde la capital hasta Atalaya. Tardó cuatro semanas, acampando en el trayecto, donde lo invitaran a dormir. El motivo: la salvación de su hermano que había sufrido un accidente de auto y quedó semanas en coma.

Sáez sigue asistiendo a la fiesta, ya no como caminante, ahora el sacrificio es menor, solo asiste a la misa dominical.

Con la peregrinación hacia Atalaya, muchos lugareños han encontrado una forma de generar recursos. Hernán Vallejos es uno de ellos. Comenzó su venta de estampas y de rosarios hace 40 años.

‘El milagro que he recibido del Nazareno es que cada año venda más y pueda mantener a mi familia de una forma honrada.

Vallejos comparte que lo que más vende son los rosarios.

A tres días para la misa principal y de la procesión, los estamentos de seguridad de la provincia aseguran que ya iniciaron los operativos.

En el pueblo se observa gran cantidad de miembros de la Cruz Roja, del Sistema Nacional de Protección Civil, de la Policía Nacional y del Ministerio de Salud.