Temas Especiales

23 de Apr de 2021

Nacional

Lavitola vuelve a salpicar a Panamá

PANAMÁ. Aunque no se conoce a cabalidad el contenido del expediente, los medios de comunicación italianos insisten en que las investigac...

PANAMÁ. Aunque no se conoce a cabalidad el contenido del expediente, los medios de comunicación italianos insisten en que las investigaciones que adelanta la Fiscalía de Nápoles en Italia han revelado que se pudo haber pagado ‘coimas’ por $700 mil a funcionarios panameños.

El italiano Mauro Velocci, quien también era socio de Lavitola, en una breve comunicación que tuvo desde Italia con La Estrella ayer aseguró que si hubo detención refiriéndose a Angelo Capriotti, ‘quiere decir que hay pruebas contundentes’.

Velocci dijo a La Estrella que a pesar de esto: ‘Panamá sigue con los ojos cerrados, las pruebas de la corrupción’.

El empresario italiano que es uno de los principales testigos de la Fiscalía de Nápoles opina que si a un año después de los hechos, los tribunales italianos ordena la detención de Capriotti y mantienen recluido a Lavitola por ‘este caso es porque hay pruebas’.

LA ÚLTIMA DETENCIÓN

El arresto de Angelo Capriotti el jueves en Suiza y su posterior extradición a Italia volvió a generar una serie inquietudes ante la posibilidad de que funcionarios panameños hubieran recibido el pago de sobornos a cambio de otorgar a la empresa Svemark un contrato para la construcción de cárceles modulares en Colón, Chorrera y Panamá.

Joan Solés, corresponsal de Radio Panamá, aseguró ayer desde Italia que hay información en el expediente de que había planes de aumentar el contrato para la construcción de las cárceles hasta por $28 millones para pagar en concepto de coimas.

Señaló que en el expediente, se menciona la versión de que hubo dinero que fue trasladado en un maletín y que fue entregado a un funcionario que no se identifica.

Cuando estalló el escándalo de las cárceles, la encargada de negociar el conttrato con Capriotti, representante de Svemark era la entonces ministra de Gobierno y hoy alcaldesa de Panamá, Roxana Méndez.

Solés dejó claro que los procesos que sigue la Fiscalía de Nápoles es únicamente a italianos y no puede incumplir a ciudadanos panameños.