Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Nacional

Posada: ‘aquí no hay sobrecostos’

PANAMÁ. La Autoridad del Tránsito y la compañía Mi Bus rebatieron ayer los temores de sobreprecios en el proceso de compraventa por $49 ...

PANAMÁ. La Autoridad del Tránsito y la compañía Mi Bus rebatieron ayer los temores de sobreprecios en el proceso de compraventa por $49 millones de terrenos que la concesionaria del transporte capitalino adquirió para patios del sistema Metrobús, por $10.5 millones, y en los cuales edificó sus patios.

‘No hay sobrecostos, no corresponde a la realidad’, aseguró el directivo de Mi Bus, Iván Posada, tras publicaciones de La Estrella que develaron interioridades de la transacción.

Aunque según la resolución 02 de la Junta Directiva de la ATTT, del 8 de marzo, el Estado pagará a Mi Bus $49 millones por cuatro fincas (343267, 343269, 339420 y 28504) y sus mejoras, es decir, los terrenos y edificaciones de los patios de Ojo de Agua y 24 de Diciembre, la entidad y la concesionaria sostienen que el monto incluye la compra de todos los lotes que sirven como aparcaderos y talleres —siete, en total—, así como el costo por su construcción. (Véase facsímil)

La resolución que autoriza el proceso de compraventa está firmada por el ministro Jorge Ricardo Fábrega, presidente de la Junta Directiva de la ATTT, y por el director de esta, Roberto Moreno.

‘Obviamente si dos lotes valen $10.5 millones y toda la infraestructura hasta $49 millones, se trata de dos cosas distintas, no se pueden comparar’, sostiene.

Gremialistas y políticos cuestionaron esta semana la poca claridad con la que la ATTT ha manejado el asunto. ‘El gobierno debe responder en qué términos concesionará los patios a Mi Bus... debe rendir cuentas’, reclamó el diputado José Isabel Blandón.

El dirigente de Conato, Rafael Chavarría, asegura que desde enero, cuando se estableció la mesa de diálogo por los reclamos de los operadores, percibía ‘varias cosas ocultas entre la empresa Transporte Masivo de Panamá, Sonda y el gobierno’.

Mi Bus dice que no las hay: ‘todos nuestros procesos pasan por el Gabinete, algunos han tenido que ser aprobados por la Asamblea, además pasan por el refrendo de la Contraloría...’.

‘Que haya personas en el país que quieran malinformar, buscar cosas para afectar a Metrobús o al Estado a través de Metrobús, es otra realidad’, insiste Posada.

¿POR QUÉ SE COMPRARÁN LOS TERRENOS?

La compra de los patios y talleres a la compañía, la cual la ATTT justificó al invocar una cláusula del contrato aplicable a la culminación, no están establecidas en la concesión inicial, sino en la cuarta adenda, firmada el año pasado y conocida por pocos.

‘Es saludable dar mayor explicación del porqué del cambio contractual y del pago en cita’, abogó el jurista Ernesto Cedeño.

Según Mi Bus, la compra de los terrenos forma parte del paquete de subsidios acordados con el gobierno para mantener el pasaje de los buses troncales en 25 centésimos.

‘Si la operación está armada para operar con 64 centavos, no puede funcionar con 25. Alguien tiene que pagar eso. La diferencia se construye a través de subsidios directos e indirectos’, dijo Posada.

Mi Bus sostiene que la operación es ‘beneficiosa para el Estado’, por que los $49 millones en mención es un tope, ‘independientemente de lo que cueste la construcción’.

‘Hemos invertido $47 millones de dólares en construir los patios, y aún están pendientes los de Albrook y Santa Librada’, subraya.

La ATTT, en un comunicado, insistió que la compra de los patios impactaría en el usuario ‘porque permite la rebaja del costo del pasaje de 64 centésimos a 49 centésimos’.

El Tránsito alega que ‘reembolsarle la compra a la concesionaria permite que la tarifa sea la más baja posible y el Estado realiza una compra anticipada a precios más bajos que en 2025 (al final de la concesión)’.

De 45 a 25 centésimos, dice la institución, es el subsidio del usuario, que Mi Bus cifró en $32.4 millones el año pasado. Y no solo ello: la concesionaria y los subcontratistas del sistema no pagan impuesto de introducción de los buses ni lubricantes, aceites, llantas, filtros ni partes. Tampoco el de transferencia de bienes corporales muebles y prestación del servicio, ni el selectivo al consumo de ‘ciertos bienes y servicios’.

La Ley 63 de 2010 exonera al Metrobús del Fondo Especial de Compensación de Intereses (FECI), que subsidia al agro, así como del impuesto del consumo al combustible y derivados del petróleo. Esto último, argumenta la ATTT, es más barato que con los ‘diablos rojos’, un sistema que en su agonía reclamó que el Estado incumplía con el subsidio al combustible.

Ayer, la Asamblea Nacional aprobó un crédito extraordinario de $3.8 millones para el pago del subsidio a Mi Bus por el pasaje, así como para cumplir con atrasos con Sonda, la administradora financiera del sistema. La ATTT no especificó el uso.