Temas Especiales

23 de Oct de 2020

Nacional

Sonda obtiene otra oportunidad

PANAMÁ. Después de estar ‘cabreados’ del servicio de Mi Bus y Sonda, el gobierno parece flexibilizar el ultimatum impuesto a ambas empr...

PANAMÁ. Después de estar ‘cabreados’ del servicio de Mi Bus y Sonda, el gobierno parece flexibilizar el ultimatum impuesto a ambas empresas hace casi un mes.

Hace tres semanas, el Ministro de la Presidencia Roberto Henríquez, al salir de una reunión con los usuarios, habló así a los medios; ‘yo quiero decirles que el gobierno está cabreado con Mi Bus y con Sonda por este servicio, en esta semana nos reunimos con Sonda y ya les dijimos que estamos a punto de rescindir el contrato’.

La advertencia llegó tan lejos que el gobierno anunció públicamente que se consideraban opciones ‘como meter un nuevo concesionario que supla otras rutas’ y daba un mes de plazo para que se note la diferencia en el servicio de transporte colectivo.

No obstante, a la fecha el discurso del Ejecutivo ha bajado un tanto el tono con el que se dirige a ambas empresas.

Los directivos chilenos de Sonda arribaron al país para aclarar el asunto y poner en marcha un plan de trabajo que al parecer dejó mas tranquilo al gobierno. Ya no se habla de rescindir, más bien de consideración hacia el contratista; ‘hay un nivel de insatisfacción que va a ir corrigiendo los problemas’ dijo Henríquez. Lo que se resume en que existen términos y advertencias; exploraciones con otras empresas en caso de que las amonestadas no resuelvan las dificultades.

EL NUEVO ESCENARIO

Sin embargo, el gobierno ya no se muestra tan decidido a rescindir el contrato, más bien ahora habla de ‘oportunidad para la ejecución de planes’ según las palabras de Henríquez.

Y es así como Sonda pretende aferrarse a la concesión como administrador financiero y de red de recarga; se puso las pilas y presentó al gobierno un plan de trabajo a corto y mediano plazo que pretende mejorar tres puntos débiles en el servicio; ofrecer una mejor oferta a los puntos de recarga en manos de minoristas a quienes se les ofrecerá un porcentaje del monto de recarga en vez de 0.3 centavos por transacción. No obstante, no se ha divulgado la comisión que tendrán los minoristas. Un segundo renglón fue agilizar el software para la transmisión de data, y extraoficalmente se conoció que Sonda busca perfeccionar las tarjetas y el software de transmisión para agilizar el servicio.

Así fue como de inmediato Sonda reaccionó y compró a su proveedor de red, Grupo Único. La empresa es una filial de la compañía guatemalteca Pronet de experiencia en varios países de Centroamérica. Una estrategia que debe traducirse en una mejor atención al usuario en lo que respecta a recargas, saldos, reclamos. Es decir, todo lo referente a los contratiempos que presente sistema y el servicio.

El resto del plan podría tomar unos cinco meses, de acuerdo con Sonda.

Solo queda una pregunta suelta; ¿en tiempos electorales estará el gobierno dispuesto a estirar la cuerda hasta que Mi Bus y Sonda adecúen sus planes? Parece que es más factible esperar en este momento, que rescindir el contrato, después de todo, la ‘cabreazón’ parece haber disminuido.