Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Nacional

Piden once años de cárcel para médica extranjera

COCLÉ. El próximo 10 de septiembre comenzará el juicio contra la ginecóloga venezolana Olga Beatriz Fuentes, imputada por los homicidios...

COCLÉ. El próximo 10 de septiembre comenzará el juicio contra la ginecóloga venezolana Olga Beatriz Fuentes, imputada por los homicidios culposos de tres neonatos, una madre y por lesiones culposas a otro recién nacido que sobrevivió en el hospital Aquilino Tejeira de Penonomé.

La audiencia oral estará a cargo de tres jueces que integran el Tribunal de Juicio. Los fiscales del Ministerio Público solicitarán la condena de la doctora Fuentes en el pleno, demostrando a los magistrados que hubo negligencia y mala praxis médica, lo cual generó sufrimiento fetal a los neonatos y a sus madres. De lograrlo, los acusadores solicitarán una sentencia de once años de prisión para la médica extranjera, una de las galenas contratadas por el Ministerio de Salud (Minsa) durante la administración de Franklin Vergara, en el año 2010. Las audiencias podrían durar una semana y media.

LAS DENUNCIAS

La denuncia interpuesta por Marisín Jaramillo de Jaén, de El Copé de La Pintada, en enero de 2012, por la muerte de su hija Chaya Leica Jaén Jaramillo dio apertura a una investigación contra Fuentes. Pero el Ministerio Público ingresó al sumario otros casos fatales ocurridos en el 2011 como los de la campesina Gladys Muñoz y sus mellizos (una niña y un varón) de la alejada comunidad de Higueronal del norte de Penonomé, que fallecieron por presunta falta de asistencia ginecológica oportuna.

A este caso se sumaron las muertes del hijo de Stefany Flores de Cristo Rey en Penonomé; todos en condiciones similares y bajo manejo de la imputada en este juicio. Se agregó el único sobreviviente, Ángel Adrián González de León, de Los Molejones, hijo de María de León del corregimiento de El Harino, distrito de La Pintada, al que se le fracturó la clavícula en el momento del parto.

En el proceso intermedio de investigación, el Ministerio Público demostró el peso de sus pruebas que fueron ponderadas por un juez de garantía para la apertura del juicio.

En varias audiencias, la defensa de Fuentes —que cambio de abogado tres veces— no logró esgrimir suficiente sustancia procesal que diluyera las graves acusaciones.

En principio, a Fuentes se le aplicó como medida cautelar la separación del cargo por seis meses, el no ejercicio de la profesión en el sector privado ni en el sector público y la prohibición de salir de Panamá.

A pesar de varios intentos, ni ella (la ginecóloga venezolana Olga Beatriz Fuentes) ni sus abogados han otorgado una entrevista para conocer su versión.

El fiscal Roberto Moreno expresó en diversas ocasiones que este caso reviste un carácter ‘eminentemente técnico’. Ello, en razón de cómo se produjeron los decesos, con sufrimiento fetal, la implicación de las características del parto individualmente. Pero con un común denominador, la atención de Olga Beatriz Fuentes.

En esta dirección, la defensa de Fuentes alega la contraposición de dos informes. Uno con origen en el hospital de Penonomé, que sustenta que no hubo negligencia y que cada caso tenía situaciones especiales al margen del tratamiento final que se le brindó; y otro con arraigo en los forenses del Instituto de Medicina Legal, que sostiene mala praxis médica en cada uno de los cuatro partos atendidos por la ginecóloga Fuentes. En cuestionamiento está la idoneidad de la especialista venezolana.