Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Nacional

Preocupación por el aumento de crímenes en la provincia de Colón

COLÓN. La ola de crímenes preocupa a la ciudadanía colonense, pese a que los trabajos que realizan las autoridades locales, organizacion...

COLÓN. La ola de crímenes preocupa a la ciudadanía colonense, pese a que los trabajos que realizan las autoridades locales, organizaciones sin fines de lucro e iglesias, tratan de contrarrestar estas situaciones violentas que afectan a esta provincia.

En las últimas horas, tres personas han perdido la vida; el martes un sujeto fue asesinado a tiros mientras presenciaba el partido de fútbol en la calle 7 y avenida Central; el miércoles, Arturo Armando de la Rosa perdió la vida cuando lo emboscaron mientras visitaba a su novia en el sector de Arco Iris; y el último caso se dio este jueves, dentro de las instalaciones de la cárcel Nueva Esperanza, cuando un preso fue encontrado con un tiro en la frente.

María Esther Fernández, coordinadora general de la Unidad especializada para la Estrategia de Seguridad Ciudadana del Ministerio de Gobierno y Justicia, manifestó que se deben redoblar esfuerzos por parte de las autoridades locales para lograr minimizar estos actos violentos.

El Sistema Integrado de Estadísticas Criminales registra un aumento en los casos de homicidios en el distrito de Colón. En lo que va del 2013, se han contabilizado 59 muertes violentas; 24 más que el 2012, donde para esta fecha se reportaron unas 35.

De cada 10 muertes, nueve se han cometido en el distrito de Colón. La Costa Atlántica mantiene la tasa más alta de homicidios, con 20.9 muertes por cada 100,000 habitantes, y esto ‘hay que cambiarlo’, añadió Fernández.

‘En estos momentos atravesamos por muchos factores que inciden en que estos casos sigan en aumento. La desintegración familiar, la falta de empleo, las actividades pandilleriles y los tentáculos del narcotráfico pueden ser factores detonantes de que nuestros jóvenes se involucren en situaciones que puedan costarles la vida’, señaló María Blangrome, trabajadora social.

Según Blangrome, las novelas, los noticieros y las series les proporcionan un manual a nuestra sociedad de cómo participar activamente en actos violentos o delictivos. Hasta la política que se desarrolla en la actualidad está plagada de actos violentos’, acotó.

‘Ya es tiempo que hagan algo para que finalice la violencia, los colonenses nos merecemos días mejores’, añade Amalia Mesa, quien pide mano dura para los que cometen actos delictivos.

El subcomisionado Porfirio Justavino, jefe de la zona, precisó que estos últimos casos se deben a actividades propias del pandillerismo y son consecuencia de los últimos decomisos de droga que ha realizado la policía en la provincia.

A nivel nacional, manifestó, se han incautado un total de 27 toneladas de droga, de estas 12 han sido decomisadas en la Costa Atlántica, lo que representa un promedio del 45% de la droga que entra al país. ‘Por la logística que manejan los traficantes, a los delincuentes comunes se les hace atractivo robar la mercancía ilícita, desencadenando esto en homicidios y hechos violentos’, agregó Justavino.

El uniformado adelantó que continuarán reforzando los operativos en la provincia. Hasta la fecha, han logrado sacar de las calles un total de 80 pandilleros, de lugares como calle 8, Puerto Escondido, Nuevo Colón y Río Alejandro, además de unas 158 armas de fuego decomisadas.

Datos suministrados por el Ministerio Público a través de la Dirección de Investigación Judicial, informan de 51 casos de homicidios hasta el mes de agosto de 2013. En el 2012, hasta esa misma fecha, se reportaron unos 31 casos, lo que supone un aumento de 20 casos respecto al año pasado.

El problema persiste pese a que las autoridades locales han conformado alianzas para disminuir los índices de criminalidad por medio del departamento de Seguridad Ciudadana, de la Policía Nacional, el Comité de Prevención Municipal, los Centros de Alcance Positivo, entre otras organizaciones del sector social.

Para Blangrone todas las autoridades deben poner de su parte. ‘La iglesia y la familia también deben tener participación activa en lo que está pasando con nuestra sociedad, para evitar que los colonenses sigan muriendo’, señala la trabajadora social.