Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Nacional

Las tiendas de Panamá se visten de negro

Anuncios publicitarios en las páginas de revistas y diarios, publicidad audiovisual y anuncios por las redes sociales sobre el Black Fr...

Anuncios publicitarios en las páginas de revistas y diarios, publicidad audiovisual y anuncios por las redes sociales sobre el Black Fridays, es lo que está acaparando la atención de muchos consumidores, quienes esperan el próximo viernes 29 de noviembre para aprovechar las mejores ofertas.

Un concepto de remate originario de Estados Unidos y que en Panamá se está aplicando por segundo año. El año pasado lo implementó un mall de la localidad, sin embargo este 2013 centros comerciales también se han sumado a esta iniciativa.

Ante la fiebre del tan esperado Black Friday, economistas tiene sus apreciaciones de este consumismo de los descuentos y explican cómo puede repercutir ésta actividad comercial ante el aumento de productos y servicios de primera necesidad.

El economista Richard Morales, quien vivió y estudió en Estados Unidos afirma que el Black Fridays en ese país del norte es como una epidemia, porque a medida que se acercaba el fin del mes de noviembre, las personas y familias se preparaban para lo que parece el día más importante del año, por encima del 4 de julio, Acción de gracias o Navidad.

Morales cree que el Black Friday no es un día de compras cualquiera, es un día de culto de la nueva religión del consumo, cuyo templo son los centros comerciales.

Dice que durante todo el año, les predican a los ciudadanos la buena nueva sobre los últimos productos de consumo, necesario poseerlos por alguna novedad funcionalmente irrelevante, pero espiritualmente indispensables para la vida moderna.

“Así, hordas de ciudadanos cegados por esta fe, fundamentalistas del consumo, preparan sus tarjetas de créditos para endeudarse”, señala.

“El panameño se aboca cada vez más al consumo, dispuesto a renovar todos sus artículos todos los años, sus ropas, su equipos electrónicos y accesorios, pero no como capricho, sino necesidad”, agrega.

El experto apunta que una vez se convierte artificialmente al consumo en necesidad, este empieza a desplazar y a comprometer la satisfacción de las verdaderas necesidades básicas humanas, alimento, vivienda, ocio, amistad, familia, amor.

Jaime Figueroa, líder empresarial y miembro de la junta directiva de la Asociación Panameña de Ejecutivo de Empresas, tiene su punto de vista.

"Panamá es una sociedad que goza de mucha influencia norteña, se estila el último jueves del mes de noviembre en muchos restaurantes, clubes y residencias el consumo del pavo paralelo a la fiesta de Thanksgiving, o Acción de Gracias, para después el viernes optar por aprovechar las ofertas en los centros comerciales, tal y como se acostumbra en Estados Unidos", dice.

Ante esa costumbre, Figueroa considera que el aumento de los precios de los artículos de primera necesidad se debe a una serie de factores inflacionarios resultado de los aumentos de los derivados del petróleo y de una economía en desbocado crecimiento.

El empresario cree que más allá del paralelismo de una actividad con la otra, Panamá debe enfrentar el tema del aumento de la canasta básica con ajustes en el salario mínimo que permitan a la población un usufructo del gasto relativo a estos productos, similar a lo que era hace cinco años.

Preparativos Diferentes almacenes del país mostrarán sus mejores ofertas al consumidor para que los comercios puedan colocar sus números rojos en negro. Metromall, Albrook Mall y Multiplaza son al menos los centros de shopping que esperan ser invadidos por los panameños.

Marcos Goodridge, administrador de Albrook Mall dijo que este es el primer año que el mall adoptará el Black Fridays y aseguró que aproximadamente de sus 500 tiendas con la que cuentan, al menos el 80% de ellas participarán del remate de precios.

“Esperamos que la visita al centro comercial aumente entre un 20 a 30% más que un día normal, por ello tenemos todos preparado con seguridad para que los clientes se sientan a gusto”, dijo Goodridge.

Eva Rodríguez de 27 años, mexicana nacionalizada en Panamá es una amante a las ofertas. Dijo que ha ahorrado dinero para gastarlo en Multiplaza. “Será una oportunidad para comprar regalos para navidad y también para comprar artículos del hogar”. Ella espera encontrar buenas ofertas.

Por su parte, Marcos Ugarte, quien trabaja en un centro comercial de la localidad asegura que el Black Fridays no es más que una justificación para vaciar el bolsillo.