Temas Especiales

02 de Jul de 2022

Nacional

Un ejemplo de cómo conservar la historia

En la antigua base militar de Clayton se estableció una fundación con fines académicos y humanísticos llamada Ciudad del Saber.

En la antigua base militar de Clayton se estableció una fundación con fines académicos y humanísticos llamada Ciudad del Saber.

Las inversiones que se realizan dentro de los espacios y estructuras se evalúan con base en tres pilares: económico, beneficio social y medio ambiente.

Tomando en cuenta estos elementos, se dispuso un plan maestro de desarrollo urbano haciendo énfasis en la planificación y en el mantenimiento. En él se hizo una consideración importante al tema histórico, claro, evaluando su sostenibilidad.

La realidad económica hizo que se proyectaran dos planes de acción: el establecimiento de nuevas edificaciones y la renovación de algunas edificaciones actuales, muchas de ellas pertenecientes a las décadas del 40 y del 50.

Dignos de conservar se consideraron los edificios alrededor del parque de los lagos (barracas), últimos edificios en ser construidos en la base; otros edificios de importante valor son el Teatro Ateneo, el edificio que alberga la guardería de Balboa Academy y un área residencial con dúplex de dos niveles de arquitectura zoneíta.

Además, fue identificado el espacio donde se hicieron las primeras edificaciones de la base en 1920. Allí se ubica toda una hilera de casas originales y con gran valor histórico entre las que se encuentra la casa del primer comandante de la base, la N° 173.

‘Uno de los objetivos de nuestra estrategia cultural es educar, sensibilizar al público, tanto nacional como internacional, sobre el valor histórico, arquitectónico, urbanístico y paisajístico de este lugar del que los panameños saben muy poco porque no nos pertenecía hasta relativamente hace poco tiempo’, detalla Eduardo Araujo, gerente de Asuntos Culturales de Ciudad del Saber.

inicio del proyecto

El primer paso en esta dirección se dio con la publicación del libro ‘‘Ciudad del saber, un legado en construcción’’. ‘El siguiente proyecto fue la creación de un centro de interpretación en la Casa del Comandante que permita a la fundación atender a un público interesado en conocer la historia del sitio y que nos permita también divulgar el valor de este patrimonio arquitectónico, urbanístico y paisajístico’, indica Araujo.

La sala y el comedor de la casa son un recurso interpretativo que permitirá al visitante detallar cómo sería una casa zoneíta de la década de 1920, incluyendo su mobiliario y decoración.

Pero el principal recurso para el público es una exhibición de 60 metros cuadrados. La exhibición está dividida en espacios históricos que van desde la construcción de la base militar hasta el día de hoy y contará con material de apoyo como imágenes, videos y audioguías.

‘Clayton es un lugar privilegiado para contar esa historia porque ese es nuestro pasado, este sitio está vinculado con una historia de presencia militar y ese es uno de los significados que tiene que revelar este centro’, asegura Araujo.