Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Nacional

ACP, lista para continuar obras

PANAMÁ. El consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC) —que lideran la española Sacyr y la italiana Salini Impregilo con el mismo capital...

PANAMÁ. El consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC) —que lideran la española Sacyr y la italiana Salini Impregilo con el mismo capital, 48%,— postergó para el martes 21 de enero la reunión con la aseguradora Zurich American Insurance Company en medio del conflicto por reclamaciones millonarias.

Ese día no es cualquiera, se trata del día siguiente a la fecha fatal dada por el consorcio a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) el pasado 30 de diciembre para que le reconozca $1,600 millones en sobrecostos o paralizarán la obra canalera.

El administrador de la vía acuática, Jorge Luis Quijano— tras una reunión ayer con directivos de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá— culpa al consorcio: ‘estábamos disponibles... y nos comunicaron que GUPC no estaba disponible’.

La aseguradora tiene la fianza de $600 millones, desglosados en $400 millones para afianzar el cumplimiento de la obra, $50 millones para pagos a subcontratistas y mano de obra y $150 millones para cubrir pagos adicionales.

Ante una ‘posible eventualidad’, dependiendo de lo que suceda el lunes 20, la reunión del martes será definitiva, afirma Quijano.

‘La próxima semana es definitiva... La propuesta nuestra está en la mesa ($183 millones condicionados)... es una propuesta clara’.

La propuesta de GUPC es que la entidad le otorgue $400 millones de adelanto y extienda una moratoria de $83 millones. Impregilo pide a la ACP nuevos desembolsos de entre $500 y $1,000 millones.

EL RETO CANALERO

El administrador expuso que el ‘grueso’ de los trabajos pasó, pero resta la construcción de edificios, equipos técnicos, electromecánicos, etc.

¿Qué pasará? El lunes 20 de enero entraría en efecto la suspensión programada por el contratista.

La ACP —si no se logra acuerdo— ese lunes enviará una nota al consorcio indicándole que no lo ve trabajando, para que se aplique la cláusula del contrato que se refiere al abandono de la obra. Posteriormente, GUPC tendrá 10 días para sustentar sus descargos, si continúa o se retira finalmente.

Si no hay respuesta, entra la compañía afianzadora, que tiene 30 días para responder si toma el control de la obra o ejecuta la fianza, para que el Canal sustituya al actual contratista.

ESTANCAMIENTO

Todo sigue sin definirse. Aunque el presidente de Sacyr, Manuel Manrique, llega hoy a Panamá procedente de España, no ha confirmado ninguna cita con Quijano.

De hecho, GUPC no ha retirado la carta de intención para suspender la obra.

Si el consorcio suspende la obra, la ACP retomaría propiamente los trabajos de ampliación en 15 días, rescindiría el contrato y terminaría con sus propios contratistas y la fuerza laboral.

Quijano explica que para terminar la obra se requieren $1,500 millones.

Argumenta que cuando tomen la obra y hagan un análisis exhaustivo de la ‘situación real’, tendrían que ver lo que resta por hacer.

Por ejemplo, ver si una reprogramación de las actividades pudiera tener eficiencia que redundara en acortar tiempos y costos.

Según el administrador, muchas actividades que ejecuta el contratista están enfocadas para tener un alto flujo de caja, mientras que la ACP ‘reenfocaría la forma de ejecución de obra’ para que sea más eficiente.

SACYR JUGÓ MAL

Al finalizar al reunión con Quijano, el presidente de la Cámara, José Luis Ford, esbozó: ‘Ahora estamos convencidos de que el Canal va a llevar a feliz término esta ampliación’.

‘Sacyr se jugó la baraja, pero no le salió bien’, dijo.

Inicialmente, antes de reunirse en la sede del gremio, Ford adujo que no cree que Sacyr levante el capital líquido para continuar.

Y dando fuerza a la tesis de desplazar a GUPC, el presidente Ricardo Martinelli reafirma, por separado, que la ampliación se concluirá ‘con o sin’ el consorcio que se quedó sin liquidez.