Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Nacional

Moradores piden culminen hospital

COCLÉ. La demora en la entrega de materiales de acabado por parte de proveedores sería la presunta razón por la que el Centro Materno In...

COCLÉ. La demora en la entrega de materiales de acabado por parte de proveedores sería la presunta razón por la que el Centro Materno Infantil de Toabré no esté terminado y entregado en el mes de febrero como se tenía previsto y anunciado por la jerarquía administrativa del Ministerio de Salud.

Este retraso produjo preocupación en los altos niveles y atrajo el viernes 24 de enero al viceministro de Salud, Serafín Sánchez, quien llegó hasta la comunidad de Tambo, en el corregimiento de Toabré, distrito de Penonomé, para realizar una inspección y conocer directamente de parte de los contratistas los motivos del incumplimiento.

Según fuentes presentes durante el recorrido, un representante de la Constructora Cincuentenario, que ejecuta la obra desde diciembre, se comprometió a finalizar el 15 de marzo , pero trabajadores involucrados, como subcontratistas, discrepan de esa facha y sostienen que los trabajos finales del ‘hospital de Tambo’, que beneficiará a más de 20 mil usuarios del área rural del norte, culminarían a finales de ese mes.

Ezequiel Moreno, encargado de los trabajos, dijo: ‘estamos como en un 83% de avance, pero no se ha avanzado más por la entrega del pedido de materiales’.

Yolanda Morán, de la Junta del Comité de Salud, señaló que otra vez hay retraso, cuando desde hace más de un año debió estar dando servicio a la comunidad.

Aunque el Ministerio de Salud (MINSA) requiere de la terminación de este centro hospitalario para marzo, todavía estaría pendiente el equipamiento, instalación de equipos y la designación del personal de salud y atención.

‘Pensamos que para después de las elecciones es que podría estar ofreciendo los primeros servicios médicos’, manifestó la dirigente del Comité de Salud.

El costo de la obra en un inicio se fijó en $1 millón 45 mil a la empresa Faiska S.A., pero surgieron discrepancias que llevaron a que se rescindiera el contrato.

En aquella oportunidad la contratista señaló que fue responsabilidad del MINSA, por atraso en los pagos correspondientes y ajustes por costos adicionales por $300 mil, entre otros factores administrativos, los que provocaron su salida, cuando la obra estaba con avances.

En un evento local al que asistieron el ministro de Salud, Javier Díaz; Omar Castillo, viceministro de Economía y Finanzas; y Roberto Proll, a quienes se les encargó la gestión para que se retomara la construcción, se concedió a la Constructora Cincuentenario los trabajos finales en el centro hospitalario, que consistían en repello, instalación de cielo raso, pintura, ventanas, sistema eléctrico, acabado de pisos y estacionamientos.