Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Nacional

Factores que disparan cifras de la obesidad

PANAMÁ. La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial prevenible que se caracteriza por la acumulación excesiva de gras...

PANAMÁ. La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial prevenible que se caracteriza por la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo.

El gobierno panameño da los primeros pasos en tomar en serio una campaña contra la enfermedad al empujar un día nacional.

El pasado 25 de febrero, el Consejo de Gabinete autorizó al Ministerio de Salud (Minsa) proponer ante la Asamblea Nacional declarar el 4 de abril, Día Nacional del combate a la Obesidad para ‘concientizar a los panameños sobre la afectación a la salud’.

¿Por qué hay problemas?

En Panamá, hay estudios que demuestran que factores como el entorno laboral de la familia incide en la obesidad desde la infancia.

Flavia Fontes, coordinadora de Enfermedades Crónicas relacionadas con la Nutrición del Minsa, explica que es un fenómeno en el que la madre sale a trabajar, los niños van a las guarderías y preescolar desde los 4 años, entonces las familias ‘con vida atribulada’, aunado al tráfico, por falta de tiempo y hambre, hacen comidas menos elaboradas.

Esos factores inciden en que las familias tengan comidas densamente calóricas, con mucha grasa.

‘Se ha perdido el hábito de hacer diariamente frijoles, lentejas, arvejas, guandú’.

La nutricionista salubrista expresa que otro punto que ayuda a multiplicar las personas obesas es si todos están trabajando, quién compra los alimentos.

Es entonces cuando se compra productos secos, empacados, enlatados y se pierde un poco el contacto con lo natural.

Para una mejor alimentación, lo ideal es preparar alimentos sin mucho sodio y grasa.

El sodio está presente en las salchichas, embutidos y en los cereales, las sopas de paquetes y vaso.

Fontes sostiene que otro factor es que como los padres procuran la seguridad para los infantes, les evitan actividades físicas.

Ese momento es aprovechado por los chicos para dedicarse a jugar con la computadora, juegos de video y ver televisión.

La especialista dice que la alegría y la diversión está asociada a productos de baja calidad, densamente calóricos, o bebidas azucaradas, snacks o productos que tienen mucha grasa, sodio y azúcar.

‘Usted rápido aumenta de peso con alimentos altamente calóricos, aunado a la falta de actividad física’.

EL CARRO Y MÁS ONZAS

La coordinadora de Enfermedades Crónicas relacionadas con la Nutrición del Minsa agrega el paladar está asociado a los hábitos en los primeros años de vida, por lo que si le dan al niño desde más temprano esos productos con mucho sodio y azúcar, se acostumbrará.

Añade que el paladar se acostumbra y las papilas gustativas quedan sensibles a este producto.

‘Todo mundo tiene carro y nadie quiere caminar y cada vez la gente toma menos agua’.

Se han cambiado las porciones en las comidas, por ejemplo 32 onzas de soda, un litro en el cine. ¿Cómo alguien se puede tomar un litro de soda en un solo tiro?, pregunta la doctora.

Si uno va a un restaurante y le sirven poquito, dicen que es un restaurante francés.

¿QUE SE PUEDE HACER?

Fontes manifiesta que de eso trata el 4 de abril, un día para llamar a la población a la reflexión, de cómo organizar el sistema de preparación y distribución de los alimentos de la familia.

Es más cómodo preparar alimentos en la casa, para que sean de buena calidad.

Recomienda frutas secas como ciruelas pasas, pasita, maní, nueces, pepas de marañón.

El maní tiene sodio, pero en realidad es un alimento de alto valor nutritivo así como todas las nueces.

Hay que preparar las frutas, picarlas y empacarlas para consumirlas.

La doctora Patricia Grimaldo, con maestría en endocrinología con énfasis en diabetes y obesidad, al igual que Fontes expresa que las causas de la obesidad son multifactoriales, desde un aumento en las porciones que se consume, un incremento en la ingesta de alimentos fritos y con alto contenido de grasas, una disminución en el consumo de frutas y vegetales, y el sedentarismo en el que vive la población panameña.

Aconseja realizar por lo menos 2,5 horas a la semana de actividad física moderada, aumentar el consumo de vegetales y frutas.

Asimismo, la nutricionista dietista de Consultorios Médicos Punta Pacífica pide evitar las frituras y el uso de grasas saturadas.

Para bajar de peso, es necesario aumentar el consumo de productos integrales como panes, pasta, arroz y también consumir por lo menos 1,5 litro de agua al día

‘Evitar las bebidas azucaradas’, dice Grimaldo.

LAS ESTADÍSTICAS

La especialista Grimaldo explica que Panamá como en muchos países desarrollados y en vías de desarrollo, enfrenta un incremento descontrolado de la prevalencia de sobrepeso y obesidad.

Según la Encuesta Nacional de Vida para el 2003 de la Contraloría, un 52,2% de la población panameña presentaba un sobrepeso y para el 2008 esta prevalencia aumentó a un 56,8%, siendo mayor en mujeres que en hombres.

En los últimos 20 años la obesidad se cuadruplicó en los adultos panameños y dos de cada diez menores de cinco años tenían exceso de grasa en su cuerpo, según la encuesta de 2008.

Seis de cada 10 panameños tiene más grasa de la que debería tener, es decir sobrepeso y obesidad.

El estudio de Prevalencia de Factores de Enfermedades Cardiovasculares (Prefrec), de 2011, realizado en las provincias de Panamá y Colón, descubrió que 60% tiene más grasa de la que debería tener.

Además, el Programa de Salud Nutricional del Minsa encontró que 49% de los adultos mayores de 35 años admitieron consumir una vez a la semana frutas, legumbres y vegetales.