Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Nacional

China en Panamá: una cultura lejos de casa

Hoy se cumple un aniversario más de la llegada del primer contingente de chinos a Panamá. Desde su desembarco en 1854.

China en Panamá: una cultura lejos de casa
Hoy se cumple un aniversario más de la llegada del primer contingente de chinos a Panamá. Desde su desembarco en 1854, la comunidad y sus costumbres se han mezclado con la cultura de los panameños

Hoy se cumple un aniversario más de la llegada del primer contingente de chinos a Panamá. Desde su desembarco en 1854, la comunidad y sus costumbres se han mezclado con la cultura de los panameños.

Antonio Chong llegó a Panamá hace 38 años. Su padre había llegado años atrás y luego de que se estableció mandó a buscar al resto de la familia, comenta el actual Presidente de la Cámara China Panameña de Comercio e Industria (CCPCI).

–Cuando llegué no tuve ningún problema– explica el comerciante–. Mi padre ya estaba legal aquí y cuando llegué procedimos a solicitar mis papeles,

Primero fue el permiso de residencia, luego la cédula de extranjero y, a mediados de la década de 1980, la cédula ‘N’ que se le otorga a los nacionalizados.

–Ahora mismo yo soy panameño– explica Chong–; sin embargo, el corazón es chino– acepta el comerciante, quien llama a Panamá su ‘segunda patria’ y quien destaca: ‘Yo aquí ya tengo mi cédula y mis derechos. Aquí es donde he prosperado y he echado pa’ lante. Aquí estoy muy contento’.

Parte de ese ‘echar pa’ lante’ del que habla Chong, está el fundar una familia. Los hijos del actual presidente de la CCPCI son panameños de nacimiento. Comenta el empresario que en los descendientes de emigrantes chinos, más que haber un choque de culturas lo que se da es un proceso de adaptación: ‘Las costumbres de los paisanos se mantienen, porque los educamos para eso. Sin embargo, como ellos nacieron aquí, deben hacer de Panamá su patria. Aunque nosotros no tengamos esas costumbres, ellos las aprenden porque viven aquí y aquí se educan’.

Comenta Antonio Chong que, así como es vital que los mayores le enseñen a los más jóvenes sobre la cultura china, también, en la medida de lo posible, es también importante que ‘se lleven a los hijos, nietos, esposa, a la familia completa, a China. Como vivimos aquí, es necesario llevarlos para que conozcan y aprendan sobre la educación y las tradiciones de sus ancestros’.

–El mestizaje no es algo nuevo– comenta el nacionalizado panameño cuando se le pregunta– hay chino casado con blanco, con negro. Yo tengo una hija casada con un australiano. La raza no es problema, lo importante es que ambos sean felices. En cuanto a las costumbres y tradiciones, no es obligación que las sigan, es un tema de libertad– asegura Antonio Chong.