Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Nacional

Confusa política para eliminar los desechos hospitalarios

Mediante resoluciones, el Ministerio de Salud cambia los métodos de eliminar la basura peligrosa

El 9 de junio de 2009, a 21 días de finalizar la administración del presidente Martín Torrijos, se dispusieron nuevas reglas para la recolección de los desechos hospitalarios.

La resolución N° 455, firmada por el entonces director general de Salud Pública, Cirilo Lawson, dictaminó los requisitos para las empresas que se dedicaban a esta actividad. Estos comercios estaban obligados a informar al Ministerio de Salud (MINSA) desde las generales del negocio hasta la cantidad de residuos que transportarían.

El vertedero que recibiría los desperdicios peligrosos estaba obligado a presentar a las autoridades un documento de recibo.

Las instalaciones de atención médica, tanto públicas como privadas, contratarían el servicio a agentes privados.

Al los seis meses de gestión del presidente Ricardo Martinelli, la resolución N° 1535 del 30 de diciembre de 2010 cambió las disposiciones.

‘El MINSA, mediante contratación de empresas debidamente autorizadas, se encargará de la recolección, transporte, tratamiento y disposición final de los desechos hospitalarios peligrosos de las instalaciones públicas y de la Caja de Seguro Social de los distritos de Panamá y San Miguelito’, explicaba la normativa firmada por el ministro Franklin Vergara.

La directriz prohibió depositar la basura peligrosa en los vertederos y obligó la incineración como el método para eliminar los residuos generados en los puestos de atención médica.

‘Las cenizas generadas durante el proceso de incineración serán transportadas y dispuestas en un relleno sanitario’, se detalló en el documento.

BORRÓN

El ministro Javier Díaz firmó la resolución N° 11 de 2013 que derogó la N° 1535 de 2010.

En el nuevo marco legal se explicó que el MINSA solo será responsable de los desechos que generen sus puestos de atención. La CSS, los centros privados y los públicos administrados por patronatos deberán contratar la recolección, tratamiento y disposición final de sus desechos.

En aquel momento Díaz sustentó estos cambios en la necesidad de que cada instalación de salud contara con métodos de desinfección térmica de la basura peligrosa.

Aunque no se plasmó en resolución, el funcionario dijo que la incineración podría continuar. ‘Dependerá del tipo de desechos que se quiera eliminar’.

Díaz afirmó que en la normativa anterior no se contemplaba la separación de los desechos peligrosos de los comunes.

CONTRATO

La CSS está en proceso de licitación del suministro e instalación de un sistema para el tratamiento de los desechos sólidos hospitalarios por el método de trituración y esterilización a vapor con compactación para 17 puntos de atención ubicados en todas las provincias.

La presentación de propuestas para este acto público, cuya modalidad es ‘mejor valor’, será el 30 de abril. El costo del contrato será por $7.8 millones.

Domingo Moreno, presiente de la Comisión Médica Negociadora Nacional, piensa que no había necesidad de cambiar la incineración, ‘a menos que encierre un negocio para alguien’.

‘Eliminaron la forma más económica’

El exministro de Salud Guillermo Rolla Pimentel sostiene que hay mecanismos para esterilizar los desechos hospitalarios.

‘Esto dependerá del nivel de contaminantes que contengan esos residuos. Por ejemplo, hay hospitales privados que usan agentes biológicos que se comen a los otros agentes. Para aplicar esta técnica se debe realizar un estudio de los tipos de contaminantes que se quiere eliminar’.

El médico agregó que la incineración es la forma más económica y eficiente para eliminar esta basura.

‘Lamentablemente, hay decisiones empresariales que obligan a tomar la medida de cambiar los métodos de tratamiento y disposición de la basura hospitalaria’, concluyó.