17 de Sep de 2021

Nacional

Gaza: cesa el fuego y surge la ‘guerra de las camisetas’

Israelíes y palestinos canalizan las ansiedades de más de 50 días de guerra a través de venta de camisetas

El pasado martes, el Estado de Israel y las milicias de Hamás firmaron un cese al fuego que prometió poner punto final a los crueles enfrentamientos de los últimos meses; en total, 50 días.

Pero tras apagarse el estruendo de los bombardeos y las sirenas de guerra, el silencio no ha llegado aún a las calles de la zona de conflcto. El ruido de batalla prosigue, aunque esta vez de otra manera: el grito callejero de los vendedores de camisetas.

Tras casi dos meses de combates que dejaron un saldo de 2,208 muertos (2,138 de ellos palestinos y 70 israelíes), de ambos lados de la línea limítrofe ha surgido con fuerza un nuevo rublo de comercio: la venta de camisetas y afiches con los que ambos bandos apoyan a los suyos y se declaran ganadores.

LAS MÁS POPULARES

En el lado israelí, Ariel, un vendedor argentino-israelí, expone sus productos.

Después de una breve conversación amistosa, revela que la camiseta preferida por los israelíes es la que él vende. En esta, en su parte frontal, se puede leer fácilmente ‘I Love Kipat Barcel’, lo que es prácticamente una declaración de amor por el ‘domo de hierro’, el sistema antimisiles que ha impedido que los más de 2,500 misiles lanzados por Hamás provocaran más muerte y destrucción en el territorio israelí.

Pero los palestinos también tienen la suya. De este lado, Said, un vendedor de Ramala, hace con dos dedos la señal de victoria, mientras que asegura que la camiseta más cotizada entre su gente es la que dice ‘Con la lucha de Gaza’.

‘Iajad, omrim, todá le jaialim’ (‘Gracias, soldados’), dice un muy difundido afiche en el territorio Israelí.

En cambio, los palestinos prefieren tapizar las paredes públicas con fotos de algún combatiente joven o ‘mártir’.

ALGO EN COMÚN

Entre tanta diferencia, algo tienen en común ambos bandos: su gusto por la canción de Hamás, que ha sido en ambos lados de la línea limítrofe difundida en las redes sociales y cantada y bailada tanto por razones opuestas como de coincidencia.

La canción, que insta a los palestinos a ‘atacar y a hacer más atentados’, resulta una verdadera convocatoria para seguir combatiendo a Israel y al sionismo, sin miedo a la muerte.

Su pegajosa melodía es, desde hace algún tiempo, un éxito entre los palestinos.

Alentada por esta popularidad, Hamás quiso traducirla al hebreo para que los jóvenes israelíes también pudieran entender la letra.

Para sorpresa de todos, en Israel también resultó un éxito, pero no precisamente por su contenido beligerante, sino por la pésima pronunciación que hace el cantante árabe del hebreo.

Aunque tiene voz para la música, la traducción no es fácil. En árabe no existe la letra ‘p’ y esta debe sustituirse por la letra ‘b’.

Así, en lugar de decir ‘Tkov, taase Piguim’ (‘Ataca, haz atentados’) dice: ‘Kov, taase biguim’ (‘Mono, ataca, has biguim’), lo que no tienen ningún significado en hebreo.

El cantante de Hamás tampoco pronuncia correctamente ‘Tzionim’ (sionistas), sino que dice ‘siunim’, que suena a ‘calificaciones escolares’.

Por eso, cuando insta a destruir a los sionistas, en su lugar dice: ‘destruye las calificaciones escolares’.

En la versión hebrea del himno, tampoco distingue el cantante de Hamás la diferencia entre una ‘V’ y una ‘B’ y, por ello, en lugar de decir ‘avirim’ (aviones o aéreos), dice ‘caballeros, como los de los cuentos de hadas’.

Pero los israelíes sí pueden entender en algunas de las partes la intención original de la pieza y se encuentran con poderosas metáforas que se refieren a los túneles que construye Hamás ‘de cuyas entrañas saldrán los combatientes como lava volcánica a destruir Israel’.

Mientras los israelíes continuaban riendo con esta canción, la banda de música de Tzahal, el ejército de defensa de Israel, compuso su propio himno, utilizando la pista de Hamás con algo de rock .

En su letra, acusa a Hamás de lanzar cohetes y protegerse entre mujeres y niños y de poner fotos de muertos de Siria como si fueran palestinos.

Pero el éxito de la canción de Hamás en hebreo no tiene parangón.

En las redes no faltan quienes coloquen videos que acompañan la música con imágenes de monos o montajes de películas de Disney.

COMENTARIOS EN YOUTUBE

Los comentarios que hacen al respecto los lectores de Youtube resultan interesantes.

Nadir, uno de ellos, reconoce que la canción de Hamás ‘tiene tremenda música’, pero la letra ‘no es buena’.

Shamir Rotemberg no es tan exigente y dice que tanto la canción en hebreo como la música son un éxito.

Un israelí árabe reconoce que ha sido la mejor canción Mizraji, de ritmo árabe.

Un israelí ruso regaña a los israelíes y palestinos y les dice que dejen de escribir de derecha a izquierda porque lo tienen enredado.

Stav, por su parte aconseja que la pasen por MTV.

Uno de los más graciosos, Eity 10, sugiere a Hamás que ya que su canción en hebreo ‘ha sido un éxito’ y en la guerra ‘han sido un desastre’, que mejor saquen una banda que se llame ‘Sonidos de Hamás. ‘Les irá mejor’, concluye Eity10.

Poco a poco y entre cínicas ironías, la normalidad vuelve a Gaza.