Temas Especiales

11 de May de 2021

Nacional

¿El nuevo elefante blanco de Panamá?

Según L.S.P, la meta que tenía la ATP con la construcción del Centro de Convenciones era atraer a 5 mil turistas cada 15 días

En medio del recorrido, le pregunto al ingeniero L.S.P, director general del proyecto, y al ingeniero J.G., gerente de operaciones, si el Centro de Convenciones de Amador podría ser –así como lo fue, en su momento, el Hospital Santo Tomás para Belisario Porras– el elefante blanco de Salomón Shamah. ‘No’, responden al unísono. ‘Este es un proyecto necesario’, comenta J.G., ‘este es el futuro’, agrega. ‘Con todo lo que digan del tipo (Shamah), no puede negarse que tenía mucha visión’.

Según L.S.P, la meta que tenía la ATP con la construcción del Centro de Convenciones era atraer a 5 mil turistas cada 15 días. El ingeniero comenta que, incluso, el primer gran evento que iba a recibir el Centro ya estaba en agenda: La Convención Mundial de Pediatría en 2015. Pero, con toda esta indecisión de si va o no va el proyecto, los pediatras buscaron una nueva sede para reunirse.

‘Yo creo que, sinceramente, esto les ha venido un poco grande’, opina L.S.P. cuando se les pregunta por qué creen que se esté dando esta situación con el Centro de Convenciones de Amador. ‘La ATP no ha hecho nunca un edificio como este, hasta donde entiendo, ellos no son un organismo especialista en construir. Solo se dedican al turismo, a su promoción’.

Para el director general, la solución al problema es fácil: ‘Al ser un proyecto de múltiples usos, si yo fuera alguien de la ATP diría: ‘Consigamos un outsourcing (subcontratista) que ponga el centro de convenciones en funcionamiento. Que sepa qué tengo que hacer, a quién tengo que traer para que genere la mayor cantidad de dinero’. Las grandes ferias mundiales que mueven esa cantidad de profesionales no dejan de ser una subasta, pues compites con Estados Unidos, con Dubai, con toda esa gente. Lo más importante es que ofrezcas cosas. ¿Qué ofrece Panamá? Un país atractivo, multicultural, tranquilo, con una situación privilegiada. Todo eso hay que comercializarlo, para que llegue toda esa gente de gran poder económico, que es la clave de estos edificios. Este es turismo del bueno, porque van a venir a gastar’.

Cuando se inició con la licitación para el Centro de Convenciones en Amador, se tenía estipulado que Atlapa iba a ser vendido. Hoy, ya se sabe que el local ubicado en San Francisco seguirá utilizándose. Sin embargo, no es que la agenda de actividades esté que se desborde. Hace unas cuantas semanas se informó que, para los eventos que cumplieran con ciertos requisitos, el alquiler sería gratis. Esto con la finalidad de incentivar el uso del recinto y, de paso, favorecer la ocupación hotelera, la cual, se ha venido diciendo desde hace un tiempo, está en uno de sus momentos más bajos.

Al comentarles esto, el gerente de operaciones del proyecto, el ingenieroJ.G.: acota ‘Atlapa no compite para ninguna convención internacional. Amador aspira a más’. Sobre el tema de los hoteles, el panameño agrega: ‘Esto es, por el contrario, para incentivar la ocupación hotelera, esto es para traer las ferias internacionales’.

–Todo el organismo hotelero está pendiente de lo que diga a la ATP, dice L.S.P.–. Ellos están detrás de esto, son los principales colaboradores nuestros– explica González–.

Según el director general del proyecto, el gremio hotelero, la Asociación Panameña de Hoteles (APATEL), está muy interesado en que el Centro de Convenciones se logre, porque ‘saben lo que van a ganar con esto’.