Temas Especiales

20 de Oct de 2020

Nacional

El nuevo mapa hospitalario

La administración de Ricardo Martinelli dejó decenas de proyectos de salud inconclusos y plagados de irregularidades

Al sur de Veraguas hay un campito que se llama El Tigre de los Amarillos. Los 224 habitantes de este poblado también se cuentan entre los 3,674 moradores del corregimiento de Río Grande, distrito de Soná.

En el Tigre de los Amarillos se construyó uno de los 21 Centros de Atención Primaria de Salud Innovadores (Minsa-capsis) de la administración de Ricardo Martinelli.

Los inspectores del Ministerio de Economía y Finanzas que viajaron a inspeccionar la obra en agosto de 2013 pasaron por alto que donde se levantaba la obra no había electricidad.

Los funcionarios tampoco se percataron de que el puesto de salud, proyectado para 16,500 mil personas, estaba en un pueblo de menos de 300 personas.

En abril pasado, el entonces ministro de Salud, Javier Díaz, también viajó a El Tigre de los Amarillos.

Díaz pidió a los responsables del proyecto que lo decoraran con cuadros e imágenes de Soná, para realzar las bellezas naturales de este sector de la provincia.

Volvería en mayo, dijo entonces, el mes de las elecciones generales, a cortar la cinta. Cinco meses después, este Minsa-capsi no funciona y tardará en comenzar a funcionar. No hay energía eléctrica.

LLANO CARTÍ, PEDASÍ

El proyecto de Llano Cartí tiene un problema similar al de El Tigre de los Amarillos. El poste de luz más cercano está a 40 kilómetros.

El de Pedasí, inaugurado en los últimos días de la gestión de Martinelli, al igual que la mayoría, no tiene suministro de agua potable, resume un asesor del Ministro de Salud, Francisco Javier Terrientes, quien pidió que no se revelara su identidad

HOSPITAL DE BUGABA

El nuevo hospital de Bugaba también presenta problemas. Este se levanta muy cerca de un río, ha advertido Roger Barés, presidente del Comité de Protección al Paciente y Familiares. ‘Con un aguacero se inundará’, vaticina.

Contraloría

La Contraloría firmaba estos contratos sin revisar los sitios ni la cantidad de beneficiarios. En cinco años solo rechazaron el Minsa-capsi de El Harino, en la provincia de Coclé.

Este puesto de salud, con capacidad para 20 mil personas estaría ubicado en un poblado de 5,385 habitantes. La proponente fue la diputada de Cambio Democrático, Dana Castañeda.

IBT GROUP

Desde hace seis meses no se mueve un bloque en la construcción de los hospitales de Bugaba (Chiriquí), Colón, Metetí (Darién) y Anita Moreno (Los Santos).

A finales de abril, el entonces ministro de Salud, rescindió dos de los cuatro contratos de la compañía desarrolladora de proyectos llave en mano IBT Group.

Díaz alegaba incumplimiento, mientras que la contratista solicitaba certificados del avance de las obras para obtener el financiamiento que le permitiera terminar los proyectos.

Los negocios entre el Ministerio de Salud (Minsa) e IBT Group se estancaron y ésta última decidió paralizar los trabajos en los dos hospitales (Anita Moreno y Colón) que no estaban dentro de la terminación forzada de los contratos.

IBT Group interpuso tres recursos en la Corte Suprema de Justicia y un arbitraje en la Cámara de Comercio Internacional.

El asesor del ministro, citado anteriormente, asegura que actualmente el Minsa se encuentra en negociación con la compañía IBT Group, que se consideró vulnerada con la terminación de los contratos.

REVISANDO...

En los despachos superiores del tercer piso del edificio que aloja la sede del Minsa reposan los planos de casi todas las obras inconclusas. Solo faltan los documentos de la unidad oncológica del ‘Nicolás Solano’, a la que el exministro Díaz le prometió una pista para helicópteros.

En los tres primeros meses de Gobierno del presidente Juan Carlos Varela, no se han encontrado las fórmulas para revivir estos proyectos, algunos de los cuales debían comenzar a brindar atención desde 2013.

Hasta ahora, lo único concreto es que esperan recibir el nuevo hospital Luis ‘Chicho’ Fábrega de Santiago en diciembre, ocho meses después del plazo fijado. Este proyecto tiene dos adendas que le elevan su costo un 35%, aun cuando el contrato avala un aumento del precio no mayor del 15%.

El nuevo centro veragüense es tan grande que ni con todo el personal de la regional de Salud de la provincia se llenaría. No obstante, el doctor Díaz aceptó que se aumentara el metraje, detalla el asesor.

Además, se solicitó un helipuerto, pese a que el de Santiago está a unos metros de este centro hospitalario.

El cirujano veragüense Iván López recomienda que se investiguen los sobrecostos y pide que si hubo corrupción, que procesen a los responsables.

Por otro lado, destaca López la falta de planificación en estas inversiones. ‘Más que un hospital general, Veraguas requiere un oncológico para descentralizar las atenciones que solo se brindan en la capital’.

TERRENOS DONADOS

Los terrenos donde se edifica la red hospitalaria de Minsa-capsis fueron donados por la Caja de Seguro Social y otros terratenientes.

Algunos proyectos se reubicaron debido a conflictos entre las partes. Por ejemplo, el rector de la Universidad de Panamá, Gustavo García de Paredes, anunció que la casa de estudios donaría el terreno del hospital de Darién. Esta promesa no se concretó.

2014-2019

La administración de Juan Carlos Varela retomará las licitaciones canceladas. Empezará con el nuevo Hospital del Niño, cuyo acto fue anulado tras una serie de reclamos, y la del Instituto Oncológico Nacional (ION), que pasó por un problema similar.

También está en planes la torre pediátrica de Veraguas. El Gobierno asumirá estos costos porque el hospital para niños, que aseguró Martinelli que le prometió el Italia, no se concreta.

Salud también ha completo el plan del nuevo hospital Panamá Norte, en Chilibre. El Gobierno de Taiwán financiaría este centro, al igual que el de 24 de Diciembre y el Nicolás Solano.

El apoyo fue retirado tras el escándalo por la compra del terreno en la administración de Martinelli, quien luego intentó canalizar el recurso de Taiwán para el nuevo hospital de Bocas del Toro, acto público adjudicado por $22 millones.

Antes de que finalice el año, se licitará el hospital materno infantil de Burunga, en Panamá Oeste.

‘Nuestra prioridad es terminar estos Minsa-capsis y pagarlos- la mayoría no se han pagado-, antes de que termine este año’, expresó el funcionario.