Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Nacional

Desde Babilonia hasta nuestros tiempos

Entre los beneficios de estos cultivos está el ahorro significativo de agua

Esta técnica de plantar en estos espacios ha existido desde los tiempos de Babilonia.

Estas plantaciones mantenían su verdor por muchos años mediante canales que circulaban el agua.

Según la empresa Jardines Verticales, hay dos funciones de este modelo de cultivo: la primera es conocida como muros verdes, que se utilizan con fines decorativos utilizando plantas, principalmente hiedra y suculentas, para un diseño atractivo de paisajismo. Esta es la solución recomendada para una zona que busca obtener las ventajas de un bonito jardín. No solo es apropiado para áreas limitadas de espacio, sino también para una solución de mantenimiento más fácil.

La segunda función es la hidropónica. Es para las personas que buscan sembrar sus propias verduras o hierbas en su propio tiempo, espacio y presupuesto. Con una estructura sencilla e instrucciones simples, puede cosechar tomates, pepinos, lechugas, pimientos y mucho más.

Entre los beneficios de estos cultivos está el ahorro significativo de agua. La técnica hidropónica utiliza hasta diez veces menos agua que la jardinería en el suelo.

La única agua que se pierde es la que transpira en forma de vapor. El agua mezclada con el PH perfectamente equilibrado se distribuye, solo en la cantidad necesaria, directamente a las plantas y, con la ayuda de la gravedad, se recicla y se reutiliza para todas las plantas en la estructura. El agua es absorbida directamente por las raíces de las plantas, en vez de ser absorbida por el suelo.

El siguiente paso es cuidar de las plantas. No importa qué tipo de plantas se ha elegido para crecer en su jardín vertical (vegetales, hierbas, helechos, flores), todas tendrán sus propias necesidades de atención particulares.

Un jardín vertical es también un compromiso de nuestra conciencia sobre los problemas ambientales que enfrenta el planeta.