Panamá,25º

18 de Nov de 2019

Nacional

Se vende el tesoro del galeón San José

A Investigaciones Marinas del Istmo le corresponde la mayor parte de los tesoros rescatados del naufragio de uno de los barcos de Callao

Sin la pata de palo, sin el parche en el ojo y sin la emblemática bandera de la calavera, los modernos caza tesoros continúan surcando los mares en busca de restos de barcos hundidos.

Ya no van armados de pistolas ni de alfanjes, pero sí de buenos contratos y millones de dólares para alquilar sofisticados equipos de búsqueda y rescate, sí, como aquellos que aparecieron en la película Titanic.

Con 56 naves españolas hundidas entre los siglos XVI y XIX —la mayoría de ellas todavía ni siquiera localizadas— , Panamá es una fuerte tentación para los modernos ‘cazadores de tesoros’, de acuerdo con el arqueólogo submarino español Carlos León Amores, quien lleva 10 años estudiando este tema.

GALEÓN SAN JOSÉ

Por el momento, habría que poner los ojos en el galeón San José, hundido en 1631 cerca del archipiélago de Las Perlas, con un tesoro que hoy en día estaría valorado entre los 50 y 100 millones de dólares.

El galeón se embarcó en El Callao, Perú, en mayo de 1631, llevando a bordo ‘uno de los tesoros más ricos hasta entonces remitidos a España’, según documentos revisados por el historiador panameño Alfredo Castillero Calvo en el Archivo General de Indias, en Sevilla, España.

Oficialmente, el buque cargaba 1,417 barras de plata, 416 cajones de plata labrada, 73,436 pesos en monedas de 8 reales, 27 piñas de plata y 28 piezas de artillería.

Pero los pasajeros también llevaban, sin declarar, vastas cantidades de joyas, monedas, plata labrada y barras de oro y plata, además de cientos de objetos que hoy podrían ser considerados arqueológicos o históricos, como utensilios de uso diario, vajillas, candelabros, crucifijos, que en manos de estudiosos aportarían valiosa información para el conocimiento del arte y forma de vida de la época, según León Amores.

Gran parte de las riquezas que llevaba el buque fue rescatada al momento del naufragio, pero otra parte importante permaneció en las honduras del Golfo de Panamá durante casi 400 años.

A través de este tiempo, varias personas fueron encontrando, de forma aislada, monedas y otros artículos.

A principios del siglo XXI, un buzo aficionado, residente de la isla Contadora, tras una búsqueda deliberada de muchos meses, halló varios objetos en las aguas que rodean esta isla.

El editor de la página web PTY English News asegura haber visto en la casa de este señor, en Contadora ‘una gran cantidad de tesoros y artefactos’ e incluso dice haberle comprado algunas monedas del naufragio.

Pero no fue sino hasta el año 2013 que los restos del buque se empezaron a levantar de manera sistemática. A cargo del proceso, estuvo la empresa Investigaciones Marinas del Istmo, S.A. (Imdi), revestida de un polémico contrato firmado en 2003, en el que la nación panameña le otorgó el permiso exclusivo para explorar casi todas las aguas territoriales del istmo y hacer el rescate de los objetos encontrados.

El contrato permitía además a la empresa quedarse hasta con el 65% de los valores comerciales encontrados y venderlos posteriormente a los mercados internacionales.

EXHIBICIÓN PÚBLICA

Algunas de las piezas del pecio del Galeón San José rescatadas por Imdi podrán ser observados en diciembre de este año en el Museo de Panamá Viejo, según el director del Patrimonio Histórico del Instituto Nacional de Cultura (Inac), Wilhelm Franqueza.

La exhibición está siendo organizada por Patrimonio Histórico y la empresa Imdi, en cumplimiento del contrato que contempla que la empresa cubra los costos de una muestra con los resultados de su trabajo.

Se incluye un videodocumental, una réplica a escala del buque y material didáctico sobre las rutas de navegación colonial y las riquísimas minas de oro y plata suramericana, como el Cerro Rico de Potosí, en Bolivia.

Pero tal vez el mayor interés de la exhibición girará alrededor del pecio del San José, el ‘botín’, si lo vemos con ojos de ‘piratas’.

Un listado de hallazgos que reposa en las oficinas de Patrimonio Histórico, del Inac, contiene cientos de páginas con el detalle de los objetos.

Entre ellos figuran barras de plata, objetos de cerámica, joyas de oro y diamante, anillos de oro con sus piedras, anillos de oro con los montes vacíos, broches de oro con y sin piedras, hebillas de plata, botellas, bolas, sartenes, objetos de navegación, y sobre todo, muchísimas monedas de plata, unas cinco mil. además de otros objetos de irregular valor comercial, pero todos de importancia cultural e histórica.

Después de la exhibición, Panamá conservará solamente unas 800 monedas de plata y algunos artículos históricos, lo que que correspondería a menos del 35% de los bienes encontrados y rescatados por Imdi.

El resto del tesoro, permanecerá en manos de esta empresa, que según se desprende de la página web www.sanjose1631.com, tiene dispuesto un esquema de venta, amparada por los certificados de autenticidad del Inac y del MEF.

De la venta de los artículos que le corresponden, Imdi podría obtener varios millones de dólares, lo que a juicio de la empresa no es más que lo que les corresponde por su dedidación, inversión y esfuerzos.

El rescate de naufragios es el área más costosa de la arqueología, y la empresa hainvertido millones de dólares durante varios años para encontrar los tesoros.

‘Sin nuestra intervención, habrían quedado olvidados en el fondo del mar’, indicó Gassam Salama, uno de los accionistas de la empresa.

Pero en el fondo del mar todavía permanecen cañones y otras piezas de gran tamaño, de difícil rescate y poco interés comercial.

‘Son objetos pesados, que todavía no se han sacado.. y tampoco se ha determinado si se sacarán o no", reconoce Franqueza.

Todo, dentro del esquema del contrato.

¿CONSTITUCIONAL?

El documento, firmado el año 2003, durante la administración de Mireya Moscoso, ha sido objeto de críticas desde el primer momento.

En dos ocasiones ha sido llevado a la Corte Suprema de Justicia, que ha fallado en contra de algunos de sus artículos.

En dos ocasiones también (Fallo de la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo, 14 de junio de 2007 y Fallo del Pleno de la Corte, 11 de diciembre de 2009), la Corte ha establecido que el patrimonio del Estado no puede pasar a manos privadas, tal y como dice el artículo 81 de la Constitución Nacional de la República:

‘Constituyen el patrimonio histórico de la Nación los sitios y objetos arqueológicos, los documentos, los monumentos históricos y otros bienes muebles o inmuebles que sean testimonio del pasado panameño’.

El mismo artículo sostiene que ‘el Estado decretará la expropiación de aquellos que se encuentren en manos de particulares’.

Entonces, ¿cómo es posible que la empresa Imdi haya quedado en posesión de artículos de más de 400 años, amparado bajo la denominación incluida en el contrato de ‘objetos de valor comercial’?

‘Siempre habrá gente que no está de acuerdo con lo que haces o con lo que no haces, pero no pueden decir que hemos actuado de forma ilegal’, sostuvo Salama a La Estrella de Panamá en conversación telefónica.

El empresario colonense se ofreció a dar detalles sobre la contribución cultural de Imdi y de las razones por las cuales el país ha salido ganando con la forma como se dieron los hechos.

En próximas ediciones continuaremos el relato sobre el galeón y cómo se llegó a la situación de reparto de bienes.

==========

Gassam Salama

‘ Siempre habrá gente que no está de acuerdo con lo que haces o con lo que no haces, pero no pueden decir que hemos actuado de forma ilegal’

Carlos León Amores

‘ El pecio del San José incluye miles de monedas de plata, joyas de oro, objetos de cerámica, botellas, bolas de plomo, barras de plata’,

ARQUEÓLOGO ESPAÑOL