Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Nacional

Estudio demuestra lo difícil que es obtener información pública

Un trabajo de los estudiantes graduandos de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Santa María la Antigua

Un ejercicio realizado por los graduandos de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Santa María la Antigua (Usma) concluyó que los funcionarios públicos no están conscientes de que es su responsabilidad atender las solicitudes de acceso a información de interés público.

Los estudiantes enviaron solicitudes de información a once ministerios, autoridades, la Alcaldía de Panamá, la Autoridad del Canal de Panamá, la Caja de Seguro Social y el Instituto para la Formación y Aprovechamiento de los Recursos Humanos. En total, 16 oficinas.

En la mayoría de los casos, los estudiantes obtuvieron como respuesta información incompleta, se encontraron con que se había perdido la solicitud o la entrega fue extendida hasta el límite de los 30 días que concede la norma.

La ACP, los ministerios de Seguridad, Gobierno y Obras Públicas (el último solo en algunos casos) respondieron de acuerdo a la legislación y en los términos estipulados.

En la Autoridad de Aseo, vencidas las cuatro semanas para dar respuesta a la petición, se les dijo a los estudiantes que la nota se había perdido y que debían entregar otra. Luego de tres meses, la respuesta fue casi la misma: ‘Lo siento, pero no sabemos quién tiene la nota; vas a tener que hacer otra'.

En la Caja de Seguro Social no pudieron proporcionar a la estudiante una copia del presupuesto de compra de medicamentos para el 2015, aunque la nota de solicitud estaba debidamente firmada y sellada. Pese a que la institución cuenta con un registro de recibos, dijeron no saber a qué departamento se había enviado. En la misma institución, a la solicitud del plan estratégico 2015, entregaron un CD con el plan estratégico 2012-2013.

A Obras Públicas se enviaron varias cartas. Para algunas de ellas la respuesta fue que la información estaba en la página electrónica. Sin embargo, al revisar el portal no se encontró dicha documentación.

En el Ifarhu recibieron las notas en enero, pero vencidos los 30 días, dijeron que debían entregar otra nota porque ‘había cambiado la dirección', desconociendo el concepto de institucionalidad que debe primar.

Otra estudiante que solicitó el presupuesto aprobado para préstamos a estudiantes universitarios entre enero y diciembre de 2014, recibió la información de forma satisfactoria.

En el Ministerio de Vivienda, la respuesta que recibieron los estudiantes fue insólita: ‘No se habían tramitado las cartas, referidas al listado de bonos solidarios aprobados y entregados en 2014, y al presupuesto del período, de enero a junio de 2014, para atender a residentes en casas condenadas en Colón. Las cartas no había sido procesadas ya que la encargada andaba de gira por Darién, con los papeles'.

En el Ministerio de Relaciones Exteriores, se entregó en enero una solicitud de información sobre el costo de la Cumbre de las Américas. La estudiante que pidió este dato no solo se quedó sin respuesta, sino que la solicitud de información no fue tramitada, a pesar de que le dieron un código de identificación al trámite de entrega.

En el Ministerio de Economía y Finanzas, ya pasados los 30 días, y luego de haber sido recibida y sellada la nota, los funcionarios no encontraron la carta de solicitud. La estudiante tuvo que ir a diferentes oficinas a preguntar si tenían el documento, hasta que, finalmente la encontraron sellada y firmada.

Los funcionarios de la Autoridad de Turismo de Panamá perdieron la nota y prometieron investigar el extravío del documento.

==========

CONTRATOS

Sitios ‘web' del gobierno: información a medias

La norma de transparencia obliga a las instituciones públicas a publicar en sus portales electrónicos todos los contratos que celebran.

Esta documentación, en la mayoría de los entes, o está incompleta o simplemente no está.

Otras cifras que no se actualizan con regularidad son los gastos de viajes de los altos funcionarios.

Por ejemplo, la Caja de Seguro Social registra solamente hasta febrero el historial de viajes del director general, Estivenson Girón.

En el Ministerio de Salud (Minsa) no hay constancia de los contratos directos de la recolección de los desechos peligrosos de los centros médicos.

La Estrella de Panamá le envió una solicitud de información de estos contratos al Minsa y nunca recibió respuesta. La CSS tampoco hace público estas contrataciones para sus centros hospitalarios.

‘Envíame un correo'

Los departamentos de Relaciones Públicas de los entes gubernamentales y oficinas descentralizadas han tomado como modelo de comunicación la solicitud de envío de correo electrónico con las preguntas.

La norma de este procedimiento es que pocas veces los directores de estas oficinas devuelven el cuestionario llenado, sobre todo si se solicita información sobre contratos o temas álgidos.