Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Nacional

La banca local, el soporte del Centro Bancario

Al observar las cifras, se podría decir que la banca nacional es la que sostiene al Centro Bancario Internacional

De los 91 bancos que, en estos momentos, tienen licencia de operación en el Centro Bancario Internacional de Panamá, según la Superintendencia de Bancos, 21 son de capital panameño, divididos en 19 privados y 2 estatales (la lista no incluye al Banco de Desarrollo Agropecuario ni al Banco Hipotecario Nacional).

Al observar las cifras, se podría decir que la banca nacional es la que sostiene al Centro Bancario Internacional. El 82% de los $ 20,446 millones en activos líquidos registrados en febrero del 2015 por la Superintendencia de bancos— es decir, $16,808 millones— son manejados por el Sistema Bancario Nacional. El otro 18% ( $3,638 millones) lo controlan los bancos con licencia extranjera.

Esta tendencia viene desde la década de 1980, cuando los bancos extranjeros dejaron de tener un papel tan predominante en el Centro Bancario Nacional, en parte debido a la crisis internacional y, por el otro lado, por los cambios en el mercado que favorecieron a otros centros a nivel internacional, que presentaban ofertas más acordes con la realidad de la banca mundial.

Temores

Cuando se inauguró el Centro Bancario Internacional en 1970 y se reguló la actividad financiera, cuenta Luis H. Moreno Jr. —exgerente de The Chase Manhattan Bank— los bancos locales tenían miedo de que las grandes entidades financieras del extranjero acabaran con ellos.

Aún antes de que iniciara el Centro Bancario Nacional y la actividad se regulara y se creara un marco legal adecuado, eran los bancos de capital extranjero los que habían dominado el mercado.

‘Los bancos panameños tenían el temor de que la Ley bancaria, estableciendo un Centro Bancario Internacional los iba a absorber. Los chicos creyeron que los grandes bancos (Chase, Citibank, Bank of America, Banque Nationale de Paris, Bank of Tokio y otros grandes bancos que estaban en el país) los iban a sepultar', explica el expresidente de la Asociación Bancaria Nacional.

Al final, comenta Moreno Jr. —quien luego de jubilarse del Chase fue gerente del Banco Nacional— no hubo nada que temer. ‘Los bancos chicos nunca dejaron de crecer'. Este crecimiento se dio porque, explica el banquero, las grandes entidades extranjeras se preocuparon por dejar un legado al mercado panameño.

Formación

Como una forma de agradecer las ganancias que registraban en el istmo, bancos como el Chase, Citi o el Bank of America, menciona Moreno Jr.; se preocupaban por elevar la calidad de los banqueros panameños e invertían en su formación.

‘Los bancos grandes le daban oportunidades a la gente del Banco General o de la Caja de Ahorros a que fueran a adiestrarse, gratis, en sus casas matrices. Se les daban becas para que fueran a estudiar sobre préstamos, tarjetas de crédito', menciona el exgerente del Chase, para quien este tipo de acciones marcaron la diferencia y permitieron que las entidades financieras de capital local no solo no fueran absorbidas, sino que crecieran con solidez y alcanzaran el sitial que hoy tienen.

‘Ahora son más grandes que los extranjeros. El Banco General, por ejemplo, es un banco admirable. Y no solamente por su tamaño, sino por su administración y su orientación moral', considera Luis H. Moreno Jr.