Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Nacional

Indígenas se ‘pintan de guerra' para defender el Tabasará

Los autóctonos amenazaron con tomarse las calles si el gobierno no accede a dialogar y respetar acuerdos

Como un tesoro preciado los indígenas custodían los alrededores del río Tabasará para manifestar su descontento por la continuidad de la presa Barro Blanco, que entregará al sistema 28.84 megavatios diarios.

Los ngäbe-buglé mantienen su decisión de que el gobierno aplique un rescate administrativodel proyecto de generación de energía Barro Blanco.

Esto implica que el Estado asuma el control de la presa y que la empresa Generadora del Istmo S.A, responsable del proyecto en Tolé, Chiriquí, salga del juego.

La comisión indígena que negocia con el gobierno presentó por escrito esta solicitud el 12 de mayo al ministro de Gobierno Milton Henríquez.

Cuatro días después ambas partes sostuvieron una reunión en la que no se alcazaron acuerdos. Y tres días después, el 21 de mayo, la Autoridad de los Servicios Públicos anuncia el llenado.

El llenado del embalse del proyecto empezó el pasado 24 de mayo y alcanza un 30%, que corresponde a 78.52 metros sobre el nivel del mar, en un período de pruebas que finalizaría el 3 de agosto.

Las pruebas a la presa fueron coordinadas por la Autoridad de los Servicios Públicos y la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A., que proporcionó información sobre las condiciones meteorológicas en el área.

Los autóctonos amenazaron con tomarse las calles si el gobierno no accede a dialogar y respetar acuerdos. El presidente Juan Carlos Varela, por su parte, dijo que la canciller Isabel de Saint Malo presentará una propuesta a las autoridades comarcales.