Temas Especiales

28 de Jun de 2022

Nacional

Las compras de medicinas, atadas a la burocracia

Licitaciones impugnadas, falta de oferentes de medicamentos, evasión de documentos requeridos a los proveedores entorpecen el proceso de compra de medicamentos, según funcionarios de la CSS

La burocracia y la competencia comercial se han convertido en los ‘talones de aquiles' del proceso de abastecimiento de insumos quirúrgicos y de medicamentos en las estructuras de salud pública del país. Así lo señalan funcionarios y proveedores.

Pero, ¿cómo se le explica esto a un enfermo que no puede recibir los medicamentos que requiere para recuperar la salud o los insumos para una cirugía de la que podría depender su vida?

JENNY VERGARA

‘La razón de ser de un sistema de salud es darle respuesta a la población que lo requiere'

Jenny Vergara, directora de Farmacia y Drogas del Ministerio de Salud (Minsa), sostiene que para facilitar el acceso a medicamentos es necesario hacer ajustes urgentes a las variables que intervienen en el proceso.

‘La razón de ser de un sistema de salud es dar respuesta a la población que requiere servicios médicos', señaló la funcionaria del Minsa.

Pero el sistema de salud público de Panamá no ha logrado alcanzar ese objetivo básico, obligando a los pacientes a buscar alternativas por cuenta propia.

Para muestra un botón. Una paciente de 75 años, que padece de hipertensión arterial y que prefirió no revelar su identidad, cuenta que, recientemente, cuando su médico le ordenó una veintena de exámenes, se encontró con que en la clínica de la Caja de Seguro Social de Arraiján sólo había reactivos para diez de ellos.

La paciente se vio obligada a sacar $123.89 de sus flacas finanzas para hacerse los exámenes en un laboratorio privado.

SERGIO ALEMÁN

‘La CCS hizo a tiempo sus actos públicos, pero en el camino comienzan las demandas...'

Pero eso no es todo, al intentar hacer su cita de seguimiento, se dio cuenta que deberá esperar hasta el próximo año, porque en la agenda de especialistas no hay cupo ni para noviembre ni para diciembre.

Rafael Chavarría, del Consejo Nacional de Trabajadores Organizados, declaró que la situación de los pacientes está gravemente afectada.

‘Los panameños pagamos seguro social y necesitamos que se nos resuelva el problema', sostiene el líder gremial.

En cuanto a la compra de medicamentos y reactivos, Sergio Alemán, director de Planificación de la CSS, explicó que el año pasado (2015) la institución convocó con tiempo todas las licitaciones para abastecerse de medicamentos y de insumos. Sin embargo, en el camino surgieron demandas entre empresas proveedoras, además de otros temas burocráticos, que entorpecieron el proceso de compra y suministro de medicamentos a los pacientes.

LILIANA MARTÍNEZ

‘La industria farmacéutica es una de las más poderosas, una de las más poderosas del mundo'

En otro caso, una licitación de medicamentos biológicos de alto riesgo sanitario realizada en 2015 fue demandada por los pacientes que insistían en un producto de mejor calidad.

‘Ellos (los pacientes) quieren que nosotros pongamos requisitos adicionales, pero nosotros solo podemos poner los que nos permite la Ley. Allí tengo otro problema', explicó Liliana Martínez, jefa de abastos de la CSS.

Otra situación que enfrenta el sistema es la escasez de oferentes de medicamentos. A esto, Alemán señala que hay solicitudes de compra de hasta 422 productos, pero sólo se han adjudicado 322, pues no hay quien se interese en suministrar los otros 100 medicamentos.

Entre los 322 oferentes solo se pudieron adjudicar 252 medicamentos, porque no todos los proponentes cumplieron con el registro sanitario o el certificado de oferentes, agregó Alemán.

‘Esos procesos están muy burocratizados; algunos tienen exceso de pasos, algunos innecesarios; en otros, en los que se necesita un verdadero control, no lo hay', dijo Julio Osorio, de la Comisión Negociadora Médica Nacional (Comemenal), durante una entrevista en un medio de la local.

Otra de las situaciones que se presenta con regularidad es la lucha comercial y las improvisaciones que esta conlleva: cuando un proveedor se adjudica una licitación, otro busca el mínimo detalle para revertir el proceso.

‘Parece mentira que empresas que se han beneficiado y han hecho grandes cantidades de dinero durante 30 y 40 años no puedan ponerse la mano en el pecho y decidirse a ayudar a la CSS', declaró recientemente Estivensón Girón, director de la CSS, sobre este tipo de procesos que, dice, obstaculizan la compra de medicamentos.

Girón anunció que, de ser necesario, la institución adquirirá los medicamentos en el exterior y así evitar ‘seguir secuestrados por los proveedores de medicamentos de este país'.

Las declaraciones del director se producen en medio de una crisis de desabastecimiento de medicamentos e insumos que ha provocado aireadas reacciones de los pacientes, de los proveedores, gremios médicos y hasta de la misma institución.

La Asociación de Representantes y Distribuidores de Productos Farmacéuticos, sin embargo, en una carta fechada el 5 de octubre de este año, objetó las declaración del director de la CSS.

En los dos últimos años, la CSS ha trabajado con los medicamentos e insumos que se adquirieron a través de licitaciones realizadas en 2014, es decir, antes de que Girón asumiera la administración de la CSS. ¿Como explica eso?, se pregunta el gremio de proveedores en su nota.

La CSS se ha demorado quince meses en emitir las órdenes de compra o contratos relativos a la licitación 01-2015 de junio, ¿cómo justifica la demora?, increpan al director de la CSS.

La misiva señala, además, que por doce años las licitaciones de precio único (una fórmula de abastecimiento que permite la adquisición de productos para un año) han funcionado muy bien, y los pacientes se han beneficiado. Pero, desde que usted asumió (el cargo) de director deja de funcionar, añaden.

El gremio pregunta al director por el nombre de las empresas que no han querido ofrecer sus productos. ‘¿Les ha preguntado por qué no han querido participar?', indican.

El proceso de compra es un tema complejo que debe ser analizado bajo una perspectiva multifactorial: desde el marco legal hasta cada uno de los miembros de la cadena de suministro, apuntó Martínez

Entre otros, la cadena de compra de medicamentos está integrada por laboratorios, fabricantes, proveedores y distribuidores locales, así como por organismos como la Dirección Nacional de Farmacias y Droga del Minsa, CSS y la Contraloría General de la República.

‘Si falla uno de ellos, la entrega de los medicamentos demora', explicó un colaborador de un proveedor.

Los proveedores deben contar con registro sanitario emitido por la Dirección de Farmacia y Drogas del Minsa, que indique que el fármaco cumple con los estándares de calidad de las normas internacionales. Tiene que estar, además, inscrito en un listado de oferentes.

Pero, si se requiere importar medicamentos, sin registros sanitario, puede hacerse a través de permisos especiales o a través de la Ley 11 de 1997, para métodos excepcionales, explicó Martínez.

La CSS se enfoca en la Ley 51 para hacer sus procesos de compras. El Minsa, por su parte, se basa en la Ley 1 de Medicamentos de 2001, que utiliza como fundamento legal la Ley 22 de Contrataciones Públicas, explica Gian Carlos Araúz, representante legal de una empresa proveedora de la CSS.

Los medicamentos que adquiere la CSS, sin embargo, deben cumplir con lo requerido en la Ley 1 de Medicamentos de 2001.

Martínez considera que se debe reformar la Ley 1 de Medicamentos de 2001. Vergara, por su parte, sostiene que existe un cómite técnico y legal que evalúa los cambios a la Ley.

La funcionaria del Minsa apuesta por que el próximo año se presente el proyecto de reforma de la Ley 1 a la Asamblea Nacional.